La Plazeta

13124.jpg

La Plazeta es un lugar d´encuentro, de juegos y chismes, pa disfrutar y divertirse, p´alparcear y alcagüetiar.  Un lugar pa charrar y p´alcontrarse con  la gente, con el día a día, un lugar pa to el pueblo ¡y redolada!.

l

“Cardelina

chuflas al alba

porqué dende l´ocaso

soniabas con l´amaneixer”  

La plaza de mi pueblo

Por el Tío Juaner, Juan Barrieras Pueyo, Mayoral del Dance de Pallaruelo de Monegros.

– Entré un día en Zaragoza

iba por los arrabales

mirándome los deficios

cabía en las catedrales.

-Me salta uno de allí

quisiéndome hacerme la mueca: 

“¿A que no hay en tu lugar

plaza tan grande como ésta?”.

-Y lo agarro del chaleco

y allí l´en hice saber:

“En mi pueblo hay una plaza,

que puedes venir a ver,

d´ancha y larga, no como ésta,

pero de alta…, fácil es”.

dance-pallaruelo.jpgdance-pallaruelo.jpg

Os Monegros

“Almendrera tempranera,

adelantas la primavera

con tu flor aventurera”

“Más tardana será

la gabardera

y la mingranera”.

Sin título

A la fresca

Sabina

Quiteria: -¡Ya t´habras enterau!-.

Sebastian: -¡Ay! ja mia, ¿qui´ha pasau?-.

Quiteria: -Pues la Sabina, que ya se venia venir-.

Sebastian: -¿Qué Sabina? ¿la zagala del José y la María?-.

Quiteria: -No Sebastian, la hija de Antonio de Lalueza-.

Sebastian: -Sí, que vende vino recio qu´hay que aguarlo-.

Quiteria: -No, el que está casau con la Josefa de Castejón de Monegros-.

Sebastian: -¡Ahh! ¿Qué su cuñau tiene un puñau de tierras por las Almunias?-.

Quiteria: -No, uno que tiene un taller de carros en Sena-

Sebastian: -¿Uno que paize abentau, que no enchega ni el trautor?

Quiteria: -¡Que no Sebastian! El que digo yo es de casa rica, es güen mozo, emparentau con unos de Senés de Alcubierre.

Sebastian: -¡Pues el Mariano!-.

Quiteria: -¡Que va! Si ese va más pelau que una rabosa en invierno, no tiene más que cuatro almendreras y alguna colmena por la sierra de Alcubierre-.

Sebastian: -Ya me paizia a yo, mucho farutiar de oliveras, nogueras y manzaneras y no en tiene cosa. ¿Amás festejaba con una de Lanaja?-.

Quiteria: -¡Ufff! Vas mas perdido que el sol en un día de boira, su cuñau corteja con una de Castiflorite, de casa el Tozal, que vendieron las tierras a uno de Leciñena-.

Sebastian: ¿Qué su madre es de Grañen y se casó con uno de Robres?

Quiteria: -No, su padre fue pastor en Güerto y se caso con una de Cabosaso.

Sebastian: -No será el Migueler, creo que su familia venía de Pallaruelo-.

Quiteria: -La agüela de Poliñino y el agüelo de Valfarta, vivieron unos años en Sodeto-.

Sebastian: -¡Asabelo! cuando me aiga aclarau la boira ya s´habrá escampau!!-.

Quiteria: -¡Que ababol! Asinas podríamos estar liaus to la noche, mia que eres bien duro d´entendederas-.

Sebastian: -Miaja claro m´ha quedau, mañana habrá que continar-.

Quiteria: -Si, que ya es hora de plegar y prinzipia a refrescar, ya no sé ni que te iba a contar!!-.

Sebastian: -Por cierto Quiteria, al final ¿Quién es la susodicha Sabina?-.

20170410_202427

“Presumido ababol

¡que majete!

luces al sol”

Tronada por las Ciquinbajas

La lejanía a veces no significa distancia y en cuestiones de cariño, todo está más cerca de lo que pensamos, o quizá ¿está lejos?. ¡Asabelo!.

Marieta: -¿A que no sabéis que m´han contau!!, a güen seguro que ni us habréis enterau-.

Aurora: -Cuenta mozeta, ¡cuenta!-

Nicolás: -¡Mia que sois alparceras!. Ni remendáis peducos ni zurcís descosidos, asinas vamos de cojón con tanto charrar-.

Aurora: -¡Calla Nicolás!, que eres más pesau y cansino que una mula a encolicas-.

Nicolás: -¡Uurrrr!- Refunfuña Nicolás.

Aurora: -Contina Marieta, contina…-

Marieta: -Pues paice que la pobreta Margarita, que s´alcuentra sirviendo en Barcelona, al sentir que venía tronada a la siña de la casa l´en fue a chemecar-.

Nicolás: -¡Pues si que es miedosa la zagala!-.

Aurora: -¡Ay Nicolás!, que bien te iría morral bien preto, ¡siente y calla!.-

Nicolás: -¡Mujer!, estate tranquila que ya no me sentiras dizir cosa-.

Aurora: -Contina Marieta, contina…-

Marieta: Pues paice que a la siña le´n va ir a dizir que la tronada habría pillau a su padre por las ciquinbajas, ande tiene la güerta, y que ya andaba mui mayor pa chipiarse y como pa pillar un resfriau y caer acatarrau. Que estaba mui apenada por no poder ir a avisarle: -Acabará to chipiau y que no se vaya a esbarizar por algún margüin o s´esbarre atontau por altro camino, ay virgencita de mi vida!-

Aurora: -¡Ay pobreta de Margarita!-.

En estás Nicolás se ríe pero no puede evitar llevarse un inofensivo pizco de siña Aurora.

Marieta: -Al parecer, la siña de la casa, tamién se rió, pero no dudó en tranquilizar a la pobreta Margarita. Pues en cada puesto hace un tiempo diferente, en uno tronada y en otro ventolera, en otro llueve y en otro apedrega. Y si en Barcelona hay mal orache en Sariñena hace sol y güen tiempo-.

  • Rujiada

“¡Que nos va a chupir!

la siña Adela con el pozal,

que ha comenzau a rugiar la calle

sin parar cuenta

que teníamos que pasar

y aura quiere escobar

y naide quiere pasar

sin darnos cuenta

ya tenemos nueva calle

de siña Adela y su pozal

y su temible rujiar”

  • Han tocau a muerto

          Cuando uno muere siempre s´ha sentido, al menos por Sariñena, la expresión ¡Mejor!, una muestra de sorpresa y duelo ante un fallecimiento inesperau. Una expresión ande, sin duda, la entonación resulta imprescindible pa comprender su verdadero significau de condolencia.

          La muerte es un asunto delicau de tratar que puede dar malentendidos, y que, tal y como una vez sucedió, a continación queda relatau:

           Asinas fue, en un lugar indeterminau de la redolada de Los Monegros, en la tienda de ultramarinos de casa Faustino, en la calle del mercau. Alredol de las diez de la mañana.

    Pilara: -S´han sentido las campanas, tocaban a muerto-.

    Lorenzo: -Sí, han tocau a muerto-.

    Sofía: -¿y sabéis quien ha sido?-

    Pilara: -A saber por quién han tocau, ¡asabelo!-.

    Josete: -¡Mia quemesió!-

    Lorenzo: -No sé, aunque la Maruja últimamente andaba mui fastidiadeta-.

    Pilara: -Levaba unos días en la cama-

    Benito: -A la Angelines eso li han comentau en la panadería, que igual la  Maruja, que ya s´encontraba mui mayor, ¡pobrecita!-.

    Pilara: -Pues si, que descanse, que ya s´ha ganau el cielo-.

    Sofía: -¡Ay! pobrer de la Maruja, que nos ha dejau-.

          Ascape, por la gente del lugar ya s´ha corrido la voz del fallecimiento de la pobreta Maruja, mujer querida por todos y por quien se va mostrando profundo pesar y duelo. Ya s´han enterau por to el lugar y redolada.

    Pilara: -¿T´has enterau Paco?  Ha muerto la Maruja-.

    Lorenzo: -¡Mejor!-

    Benito: -¡ha muerto la Maruja!

    Sofía: -¡Mejor!-

          Pero en estas sucedió que mientras unas mujeres s´alcontraban de charradeta en la plazeta, apareció de repente vivita y coleando la siña Maruja.  Se quedaron más blancas que el yeso de L´Almolda.

    Maruja: –¡Güenos días!-

    Ninguna contestó a la Maruja, quien enseguida exclamo:

    Maruja: –¡jibo!, que calladas andáis, y que hubieseis visto un muerto-

    ¡Qué no! Que no estaba muerta, la Maruja estaba de…

Anuncios