Archivos Mensuales: diciembre 2015

EL ABUGUERO DESEADO


 

Pyrus_cordata_FIL

Abuguero (Pyrus cordata sp.)

 

   Corrían los primeros años de la década de los cincuenta, cuando sucedió esta insólita historia que nos da idea de cómo se solventaban ciertos asuntos en  aquellos rígidos tiempos.

   Pues ocurrió que existía un famoso abuguero situado un poco más abajo de la antigua Casilla Roja. Buena parte de la población juvenil le tenía echado el ojo a aquellas peretas jugosas y dulces de escasa carne y delicioso sabor que aquel árbol tenía a bien producir para gozo de los dueños y de la chavalería.

  El deseado árbol  pertenecía, por aquel entonces, a la adinerada familia Castanera.

  Vamos al grano…, un día, después de salir de las nacionales los mozalbetes decidieron en conciliábulo predemocrático (o sea lo que decretaban los que más mandaban) que merecía la pena hacerle una visita.

   La “arriesgada” empresa mantendría viva la llama de la aventura,  generaría la consiguiente emoción que lleva la transgresión venial  de las normas y, al mismo tiempo, endulzaría aquella tarde de verano sin tele, Internet, piscina u otras actividades variopintas que años después arrasarían desde la abundancia.

  Pues eso…, púsose en marcha la “turbamulta” en alegre  peregrinación a merodear por los aledaños del “árbol del paraíso”. Libres de las exigencias escolares, tardes eternas de aprendizajes difíciles, quemaron adrenalina corriendo como almas en pena en busca de la luz hasta la Casilla Roja. Allí pararon y vigilantes, se aproximaron al lugar del expolio una veintena de chavales. Al no ver “moros en la costa” se metieron en faena y empezaron a comer. De pronto y sin saber por dónde, apareció el guardia Millera y sorprendió in fraganti a la “facción del abugo” que quedó paralizada por unos instantes, los suficientes para que,  a ojo de buen cubero, el guardia anotara mentalmente el nombre, apellido o mote de los componentes de aquella “peligrosa banda”.

    Al día siguiente mozalbetes  y familiares fueron citados en el Ayuntamiento que presidía el alcalde Medina. Después de separar a los buenos de los malos, el munícipe dictó sentencia salomónica y ejemplarizante, pues dictaminó el aislamiento de la banda durante un largo fin de semana en las Escuelas Nacionales.

   Me contaron que era tal el aislamiento que, incluso, tenían que mingitar a través de los barrotes de las ventanas que daban a la calle del Muro, aunque de esto último no estoy seguro de su verosimilitud y más parece que forme parte de las leyendas que generaron aquellos “héroes” de los tiempos oscuros.

 Manuel Antonio Corvinos Portella

Las palabras de Leciñena


Leciñena Final

“Una palabra que compartir” es una iniciativa que recorre las diferentes bibliotecas de Los Monegros. Una caja que va recogiendo aquellas palabras aragonesas tan especiales para nosotros/as, palabras que la gente quiere compartir. Leciñena ha sido la tercera biblioteca que ha visitado, continuando un viaje que se avecina muy interesante.

Entre las semanas del 16 al 27 de noviembre, el paso de la “Caja viajera”  ha replegado un total de 201 palabras. La palabra más compartida ha sido “Apamplau”, que ha aparecido hasta tres veces. Por dos veces han aparecido: Alparcera, Chambra, Esbarajuste, Escurrimiento, Miaja, Pozal, Rasmía,  Tozolón,  Trajín y la expresión “Zusco brusco”. También ha aparecido la expresión“El trago diez” que corresponde al almuerzo y la expresión“Llover a chuzos”, Esp. llover mucho.

¡Muchas gracias Leciñena!

  • Ababol: Ara. Amapola.
  • Abechucho: Ara. Tonto.
  • Abentar: Ara. Lanzar, tirar.
  • Abocarse: Ara. Asomarse.
  • Abocinarse: Ara. Abocarse, asomarse, caerse.
  • Achopar: Ara. Remojar.
  • Aguachinao: Ara. Aguar el agua.
  • Aguarte: Ara. Espera.
  • Alparcera: (x2) Ara. Alcahueta.
  • Altanero: Que es de arriba.
  • Amorgonar: Ara. Reproducir por acodo.
  • Apamplau: (x3) Ara. Tonto, corto, pocas luces.
  • Aparar: Ara. Extender las manos para coger algo.
  • Apatusco: Ara. Parado, torpe.
  • Arguellado: Ara. Persona delgada y pequeña.
  • Arramblar: Ara. Coger todo lo que no es de él.
  • Asadura: Esp. Libiano.
  • Ascape: Ara. Enseguida, rápidamente.
  • Astral: Ara. Hacha.
  • Atrapaciada: Ara. Mal arreglada.
  • Azanoria: Ara. Zanahoria.
  • Badil: Ara. Recogedor.
  • Barruntar: Esp. Preveer que va a pasar algo.
  • Belen: Tonto.
  • Bislai: Ara. De lado.
  • Bozar: Ara. Atascar.
  • Bulla: Esp. Mucho grito.
  • Bundiador: Ara. Columpio.
  • Caldereta: Ara. Recipiente de guisar para pastores.
  • Calderico: Ara. Recipiente de cocinar.
  • Calibo: Ara. Brasa pequeña mezclada con ceniza.
  • Candrujero: Persona que está siempre fuera de casa.
  • Carraña: Ara. Rabia.
  • Carrucha: Ara. Polea para el pozo.
  • Carracuca: Ara. Apurado, cortado.
  • Cascar: Ara. Hablar mucho y deprisa.
  • Ceporro: Ara. Torpe
  • Chambra: (x2) Ara. Camisa.
  • Chaminera: Ara. Chimenea.
  • Chandro: Ara. Perezoso.
  • Chaparrea: Esp. Que empieza a llover.
  • Charrar: Ara. Hablar.
  • Chasco: Esp. Algo que no te esperabas.
  • Chera: Ara. Merienda o cena con los amigos.
  • Chichorro: Ara. Intestino del cerdo.
  • Chipiado: Ara. Mojado.
  • Chipiarse: Ara. Mojarse.
  • Chirichón: Ara. Hierba mala.
  • Chonchorrotada: Que es una tontería.
  • Churumbel: Esp. Niño.
  • Ciquilín: Ara. Ziquilín. Halcón, ave.
  • Cirriquitraco: Trasto sin valor.
  • Clarete: Vino rosado.
  • Co: Ara.Saludo, chico.
  • Cocorota: Esp. Cabeza.
  • Coger una manta: A cogido una manta”: Borrachera
  • Corderetas: Ara. Llevar a la espalda, niño/a.
  • Coscona: Ara. Persona alta y recia.
  • Cucaina: Que tiene picardías.
  • Cuchivache: Ara. Cuarto de una casa pequeña.
  • Cucutiar: Ara. Escuchar, curiosear.
  • Cuquera: Ara. Golpe en la cabeza con herida.
  • Curda: Borrachera.
  • Cuscurro: Ara.Pan seco.
  • Desfollinar: Ara. Deshollinar.
  • Desustanciado: Esp. Sin sustancia.
  • Dorondón: Ara.Niebla fría que genera escarcha, hielo de la mañana.
  • Embarullar: Ara. Liar.
  • Encorrer: Ara. Perseguir a una persona.
  • Engullir: Esp. Comer a tragos.
  • Enjundia: Esp. Que tiene sustancia.
  • Enmanotada: Persona poco cuidadosa.
  • Ensundia: Ara. Manteca.
  • Esbarajuste: (x2) Todo desordenado.
  • Esbarizaculos: Ara. Tobogán.
  • Esbarizar: Ara. Recular.
  • Escarcañado: Viejo.
  • Escobar: Ara. Barrer
  • Escoscada: Ara. Muy limpia.
  • Escurribanda: ir por ahí perdido.
  • Escurrimiento: (x2) Ara. Discurrir o pensar.
  • Esfilorchao: Ara. Deshilado.
  • Esfornecinar: Ara. Aliviar la cepa después de la poda.
  • Esgalichao: Ara. Flaco.
  • Esgarrar: Rotura de una prenda, desgarrar.
  • Eslardar: Derretirse el hielo o la grasa.
  • Eslindar: Ara. Aclarar las cosas.
  • Espiaciau: Ara. Roto.
  • Estozolar: Ara. Advertencia de caerte.
  • Esturdida: Ara. Persona tonta.
  • Esturrujiada: Ara. Persona o cosa desordenada.
  • Fainiar: Ara. Hacer el trabajo.
  • Falaguera: Ara. Entusiasmo.
  • Femera: Ara. Estercolera.
  • Fenzejo: Ara. Cuerda corta de esparto.
  • Flota: Las agujas del pino del pino para el fuego.
  • Foroso: Ara. Sucio.
  • Frisel: Corte de helado.
  • Fulana: Esp. Nombrar a una persona que no sabemos su nombre.
  • Fumera: Ara. Persona poco fina.
  • Gafete: Ara. Corchete o cierre.
  • Galán: Ara. Expresión cariñosa, especialmente para niños/as.
  • Guallardo: Ara. Prenda grande o una persona generosa.
  • Gulifapedos: Hierba de cardo.
  • Hornicau: Roñoso, miserable.
  • Inter: Ara. Inte.“En el inter” Hecho en el acto.
  • Jabrir: Ara. Picar la viña.
  • Jada: Ara. Azada.
  • Jamacuco: Esp. Enfermedad que ha sufrido un colapso.
  • Jará: Ara. Puede que… “No jara de… llover”: No para de llover.
  • Jauto: Ara. Soso.
  • Jeta: Ara. Grifo de la cuba de vino.
  • Jorear: Ara. Orear. Curiosamente lo habían puesto al revés.
  • Lechazino: Ara. Planta lechosa para las ovejas (sonchus sp.)
  • Magra: Ara. Trozo recio del pernil.
  • Manirrota: Persona que se organiza muy mal.
  • Margüin: Ara. Linde entre dos terrenos, o fajas.
  • Maripis: Esp. Deportivas.
  • Mascullar: Masticar.
  • Mastuerco: Persona corta de mente.
  • Matachicos: Ara. Planta del monte. Albaricoque silvestre.
  • Mepaice: Ara. Me parece.
  • Mesoplau: Muy limpio.
  • Miaja: (x2) Ara. Poco.
  • Miajica ni media: Ara. Cuando no se nos ocurre nada.
  • Miala: Ara. Mirala.
  • Mielsa: Ara. Páncreas de los corderos.
  • Minsa: Persona delgada.
  • Mojigata: Esp. Persona ñoña.
  • Montón: Esp. Mucho.
  • Morrongo: Bruto.
  • Moñaco, moña: Muñeco.
  • Morcillar: Quejarse de todo.
  • Morrotaba: Mala cara, de enfadada.
  • Mosigón: Ara. Persona que resulta pesada, empalagosa.
  • Murria: Ara. Pereza.
  • Niquitoso: Ara. Persona que no le gusta casi nada en las comidas.
  • Ñafra: Ara. Herida fea, mal curada.
  • Ocurrencia: Esp. Idea.
  • Palangana: Esp. Barreño.
  • Parejo: Ara. Todo desarreglado.
  • Parba: Ara.Todo junto.
  • Pasmada: Esp. Persona quieta, parada.
  • Pelindrusco: Ara. Pelandrusco. Persona fresca y vividora.
  • Pelliza: Esp. Abrigo.
  • Penco: Esp. Tonto.
  • Pera: Interruptor de la luz.
  • Perifollo: Adorno del pelo.
  • Pernil: Ara. Jamón
  • Perolo: Esp. Recipiente para cocinar.
  • Pescante: Esp. Asiento del remolque.
  • Pescuezo: Esp. Cuello.
  • Picia: Ara. Travesura.
  • Pingosa: Recoger todo de poco valor.
  • Pinturero: Elegante.
  • Pitañar: Ara.Trozo de tierra que vale poco.
  • Pocha: Ara. Bolsillo, donde las abuelas se guardaban los dineros.
  • Pototón, ir a: Ir a corderetas.
  • Pozal: (x2) Ara. Cubo.
  • Prenso: Ara. Comida de los animales, pienso.
  • Preto: Ara. Persona avara.
  • Puchero: Esp. Recipiente para cocinar.
  • Pulgarelas: Ara. Castañuelas.
  • Puntapie: Esp. Patada.
  • Quedada: Periodo de tiempo que se estaba en el monte.
  • Quiai!: Ara. Saludo.
  • Quio: Ara. Saludo.
  • Rasmia: Ara. (x2) Persona con genio, garbo.
  • Rebuscallas: Ara. Para encender el fuego.
  • Reciñidero: Ara. Caminar inclinado obligado por el terreno.
  • Recoscada: Muy limpia.
  • Recochete: Rincón pequeño de poco lujo del corral.
  • Refinadera: Peonza.
  • Refunfuñar: Esp. Reñir, renegar.
  • Rematar: Ara. Acabar la faena.
  • Remoldar: Ara. Podar.
  • Sayo: Esp. Ropa de abrigo.
  • Sufrina: Tormenta de verano, calor.
  • Suliferma: Déspota.
  • Talegazo: Ara. Golpe, caída.
  • Tarantuloso: Poco nublado.
  • Tastarro: Objeto viejo, que vale poco.
  • Tastinado: Ara. Comida demasiado hecha.
  • Tejemeneje: Esp. Llevar mucho jaleo.
  • Tentón, a: Ara. A ojo, a tientas.
  • Tieso: Esp. To tieso: Todo recto.
  • Tiquismiquis: Esp. Todo tiene que ser perfecto.
  • Titos: Cosas que se guardan y que no sirve para nada.
  • Torrollón: Ara. Persona que va muy deprisa.
  • Tozolón: Ara. (x2) Golpe, caída.
  • Tozuelo: Ara. Parte superior del cuello, ya en la cabeza, cogote.
  • Trajín: Esp. (x2) Mucho jaleo, alboroto.
  • Trapacero: Ara. Que quiere hacer de todo y no llega.
  • Trapala: Esp. Jaleo.
  • Trucador: Ara. Timbre antiguo.
  • Tullido: Esp. Lleno de dolores.
  • Turradico: Ara. Bien tostado.
  • Ventolera: Esp. Mucho aire.
  • Zaborrero: Ara. Poco fino, basto.
  • Zaforas: Ara. Que hace las cosas con poco cuidado y ma.
  • Zalandrajo: Trapo viejo, sucio.
  • Zampar: Esp. Comer.
  • Zoquete: Esp. Tonto.
  • Zrafanera: Que tiene el culo gordo.
  • Zurrapa: Rebullo de lana sucia y enredada.
  • Zurripuerca: Muy sucia.
  • Zurrumbales: Cuestas arriba de difícil acceso.
  • Zurrupio: Ara. Pequeño, feo. Mujer de mala vida.
  • Zusco brusco: (x2) Atardecer, cuando aún queda algo de luz.

Muchas gracias a la bibliotecaria Rosario Seral  ¡muchas gracias!!

 

El Hospital Militar de Sariñena


Durante la guerra civil se instaló en Sariñena el hospital militar de referencia que atendía a los heridos del frente, especialmente de la sierra de Alcubierre y del cerco a Huesca. La casa solariega Penén-Paraled fue saqueada y requisada, alojando en sus dependencias el Hospital Militar de Sariñena.

Sariñena ocupó un lugar muy destacado en el frente de Aragón, punto neurálgico al que llegaban las tropas por ferrocarril desde Barcelona hacia el frente y próximo al aeródromo de Alas Rojas. El aeródromo estableció su propia enfermería, bajo el mando del capitán médico Manuel Conde, quien “estaba muy en contacto con el banco de sangre y hospital militar de Sariñena” (Alas Rojas Sariñena, Salvador Trallero).

El médico barcelonés Francisco Bergós Ribalta estuvo al cargo del área sanitaria de Sariñena. Nombrado en 1936 por la Generalitat de Cataluña como miembro del Consejo de sanidad de Guerra, se instala en el frente de Aragón como jefe de los servicios sanitarios. Después de encargarse de la sanidad a la defensa civil, junto a Frederic Tarrida y Jaume Isern, son destinados al área sanitaria de Sariñena (más tarde II cuerpo del ejercito). Francisco Bergós Ribalta fue designado, meses más tarde, jefe general de Defensa Civil.

En el diario de la enfermera australiana Agnes Hodgson (A una milla de Huesca, edición de Judith Keene y Víctor Pardo Lancina), aparece su testimonio con motivo de su visita al Hospital Militar de Sariñena. El 23 de marzo de 1937, Agnes se desplazó desde Poleñino a Sariñena con los dentistas Ramón y Moussons. Visitaron el hospital que describe “bastante grande, aunque el quirófano no está también como el nuestro”. En su diario anota que “el superintendente se ha quejado a Moussons de que los casos quirúrgicos que llegan aquí evacuados desde Vicién están, casi todos, infectados, mientras que los de Poleñino y Grañen evolucionan bien”. Otras citas, no directas con el hospital, señalan que el 24 de abril del mismo año, a las 11:30 solicitan con urgencia desde Sariñena la ambulancia de Poleñino y el 21 de junio anota el bombardeo sobre Sariñena, ocasionando daños en el aeródromo, “afortunadamente, los aviones no se encontraban allí, según cuentan”.

Reseñable es la presencia del  gran psiquiatra catalán Francesc Tosquelles Llauradó (Reus, 22 de agosto de 1912- Granges-sur-Lot, 25 de septiembre de 1994). Marxista republicano de sensibilidad libertaria, ejerció como psiquiatra en el Hospital Militar de Sariñena, tratando en el mismo frente el miedo y la vivencia de la desestructuración de la guerra. Tosquelles es considerado el inventor de la “psicoterapia institucional” (Wikipedia), influyendo “poderosamente la pedagogía y la psiquiatría de la segunda mitad del siglo XX”.  También actuó como ayudante de cirujano y medico generalista (Orígenes y fundamentos de la psiquiatría en España, Víctor Aparicio Basauri).

Otra figura muy destacable y a la vez olvidada es Tomás Tussó Temprado (Sariñena, 1892-Méjico, 1974), militante obrero de la CNT, ejerció la medicina dedicado a las clases populares. Durante la guerra civil  ocupó el cargo de regidor del Ayuntamiento de Barcelona, como consejero de higiene y sanidad. También fue miembro de la Federación Comunista  Catalanobalear, del Bloque Obrer i Camperol y finalmente del POUM, en representación del cual fue regidor del Ayuntamiento de Barcelona. Acabada la guerra consiguió exiliarse a Marruecos y luego a Méjico. Publicó algunos escritos en catalán “Necessitat d´una educació i d´una cultura obrera” en la revista L´Opinio y “Cal pendre posicions” en  L´Hora.

Otro altoaragonés que ocupó un cargo en el ayuntamiento de Barcelona fue Jesús Ulled Altemir, periodista y político oscense, ejerció de teniente alcalde en 1931. Los hermanos de Jesús Ulled, Rafael Ulled (Sariñena, 1885 -Barcelona, 1937) y José Ulled (Sariñena, 1888-Barcelona, 1929) intervinieron muy activamente en la política catalana en las filas del Partido Republicano Radical de Lerroux. (Indagacions sobre llengua y literatura catalanes a l´Aragó, Hèctor Moret).

Durante la guerra civil en la localidad de Sariñena ejerció la medicina Pedro Cascales Ballarín, médico de asistencia publico domiciliaria, que recibió acusaciones tras la guerra civil. La Jefatura Provincial de Sanidad solicitó a la villa de Sariñena informes políticos-sociales del doctor Pedro Cascales. También se investigó a Domingo Pardo Lacruz, practicante de Sariñena. Seguramente, ambos recibieron acusaciones por ejercer su profesión, en cumplimiento a su juramento Hipocrático de atender a todo herido o enfermo. Finalmente, quedaron libres de sospechas tras los informes políticos-sociales emitidos por las autoridades franquistas locales. Los dos profesionales siempre han contado con el respeto y el cariño de la población.

En las solicitudes de informes socio-políticos aparece Leopoldo Velazque Bosque, médico de asistencia pública domiciliaria que ejerció su profesión libre en Sariñena sobre el 18 de julio de 1936 (solicitud nº3970 de la jefatura provincial  de sanidad  Teruel). También encontramos a Manuel Lacruz Espada, practicante de Sariñena de asistencia pública domiciliaria, y la matrona Jacoba Ainoza Ainoza.

Al finalizar la guerra, se instaló la casa del “Auxilio Social” y la sede de Falange en casa Penén. Años más tarde, la adquirió la Caja de Ahorros y Monte de Piedad de Aragón y Rioja, además ha albergado la biblioteca municipal, el sindicato de riegos, comercio y un bar, actualmente es de titularidad privada. La enorme casa Penén-Paraled data del siglo XVIII, consta de tres plantas con una fachada clasicista de cuidada composición (SIPCA), junto a la iglesia parroquial constituye una seña de identidad patrimonial de Sariñena en el centro de la villa monegrina.

A la memoria de aquellos/as médicos/as, enfermeros/as y sanitarios/as, verdaderos héroes y heroinas de todas las malditas guerras.

Avutardas por Los Monegros


Por las llanuras cerealistas de Bujaraloz descubres unos Monegros completamente desnudos de vegetación arbórea y arbustiva, una planicie imponente que se extiende entre campos de cebada, trigo y eriales en barbecho y rastrojos. De la mano del guía ornitológico Esteban Hernandez San Román, se descubre la gran riqueza de avifauna que esconde el árido ecosistema monegrino. “Tierra de pájaros… pájaros de Tierra” es la oportunidad perfecta para visitar, aprender y conocer el sur monegrino.

Las Avutardas en Los Monegros

20151207_154739

Esteban localizando avutardas.

      Recorriendo con Esteban los montes de Bujaraloz, contemplamos numerosos cernícalos, aguiluchos laguneros y hasta un huidizo esmerejón, entre muchas otras aves más menudas. Resulta imprescindible acudir con gente experta para asegurar el avistamiento y evitar un comportamiento intrusivo que perjudique especies que se encuentran en peligro de extinción. Cada excursión aguarda sus propias sorpresas.

escanear0168

        Sin duda, la ave esteparia reina es la avutarda, seguida por sisones, ortegas, gangas, alcaravanes…. Las avutardas (Otis Tarda) han adquirido una importancia histórica muy controvertida, especie en peligro de extinción, su protección ha limitado la expansión de regadíos por monegros sur. Son aves muy sensibles a las alteraciones de su hábitat y, aunque mantienen una población estable, hacen falta medidas que aseguren y aumenten su población. Crear áreas arboladas que den sombra, limitar la caza en algunas zonas, fomentar determinados cultivos… son medidas que favorecerían la expansión poblacional de avutardas, pero siempre han de contar con la implicación y aceptación de todos los sectores sociales. Los censos recientes arrojan unos datos de unos 60 ejemplares de avutardas y se estima que entre 1960 a 1980 sufrieron una merma de más de un tercio de sus ejemplares. Son aves sedentarias y se pueden avistar a lo largo del año, aunque hay que evitar la época de cría sobre el mes de mayo. Su alimentación es mixta, vegetal e insectívora, acuden mucho a los barbechos y rastrojos. Las avutardas es el ave más pesada que vuela, alcanza hasta los 15kg, y aún así gozan de gran agilidad para levantar el vuelo, un ave muy espectacular que podemos observar en Los Monegros.

20151207_155058

Avutardas avistadas a través del catalejo.

      El día de la observación llegamos a avistar a casi unos treinta ejemplares agrupados en una bandada, un espectáculo natural impresionante que constituye un gran potencial, un activo turístico muy excepcional en el mundo de la ornitología. Lastima que no localizáramos un sisón que merodeaba por nuestro entorno, lo que hubiera completado una jornada perfecta.

DSC09310

Avutardas sobrevolando Bujaraloz.

       Cerca aparecen las saladas de Bujaraloz, un conjunto de ecosistemas salinos especialmente singulares. Parece ser que la expansión del regadío no afectará a las saladas. También encontramos las “clotas”, pozas naturales, hondonadas salobres que aparecen por los campos, algunos terrenos son auténticos saladares. En estos ecosistemas encontramos especies gipsícolas (de yesos) y halófilas (salinas), plantas y artrópodos que demuestran la relación que hubo en el Terciario entre las estepas del centro de Asia y el Mediterráneo Occidental. Existen especies endémicas relacionadas con especies asiáticas. En este sentido han sido declarados los espacios naturales ZEPAs de “La Retuerta y saladas de Sástago” y “Estepas de Monegrillo y Pina” que protegen las zonas de las avutardas y del cernícalo primilla, pero el territorio único monegrino siempre ha sido merecedor del máximo reconocimiento natural: la figura de Parque Nacional, una aspiración innegable en el mundo científico pero muy cuestionada socialmente. El potencial natural y ornitológico ha de ser un complemento para lograr la sostenibilidad ambiental y diversificar la economía rural para generar futuro.

       Contemplar los amplios horizontes, los amplios espacios abiertos donde perder la vista es todo un placer, una libertad para los sentidos en un océano de tierra.  “Tierra de pájaros… pájaros de Tierra”, donde descubrir su riqueza merece una oportunidad que no nos dejará indiferentes. Gracias Esteban, un placer y hasta la próxima!.

AVENTURAS Y DESVENTURAS DE MARIANO GRAÑÓN “EL VIDRIERO”


 DSC09328

 Iniciada la guerra y debido a los bombardeos pasábamos más tiempo en el monte que en el pueblo. Allí intentábamos normalizar, en lo que cabe, nuestra vida diaria, pero cuando oíamos el sonido ronco de los motores recogíamos hasta la ropa que mi madre ponía a secar para no dar pistas a los temibles aviones. La medida de  ir a vivir al monte, que tomaron mi familia y otras de Sariñena, fue acertada,  puesto que uno de esos días de bombardeos, cayó una bomba en nuestra casa de la calle del Saco (maestro Justo Comín) y haciendo un boquete en el tejado, atravesó la casa y aterrizó en la planta baja, no explotó de milagro. Enseguida se hicieron cargo de la indeseable ocupa los artificieros del ejército.

  Conforme se acercaba la guerra a nuestro pueblo, el miedo se iba adueñando de mis hermanas, sobre todo por las noticias que llegaban de violaciones por parte de las tropas moras de Franco. Así que convencieron a mis padres para irnos a vivir a Barcelona. Cogimos el carro y las mulas, cargamos lo que pudimos e iniciamos aquel extraño éxodo familiar hacia Cataluña. Con mis tres años de edad, aquel viaje fue una mezcla de aventura e intranquilidad difícil de calibrar.

 A la altura de Sena nuestra perra Viola no debió ver el asunto nada claro y se dio la vuelta. Seguimos nuestro particular viaje por la carretera de Fraga. Al llegar al cruce que está cerca del pueblo de Ontiñena giramos a la izquierda y cogimos la vía que nos llevaría a Alcolea, Albalate, Esplús, Binéfar y Tamarite. No recuerdo cuantos días estuvimos viajando, pero debieron pasar entre tres o cuatro cuando entramos en Cataluña y paramos en el pueblo de La Sentiu. Allí mi padre decidió vender las mulas y el carro por un dinero de la república que pronto dejó de tener valor legal y que aún guardo como recuerdo de unos tiempos verdaderamente duros. En aquel lugar de Lérida había un pequeño horno vecinal en el que mi padre aprovechó la ocasión e hizo pan para lo que quedaba del viaje. Al día siguiente cogimos el tren en Balaguer y nos dirigimos a la capital catalana.  Llegados a la ciudad condal mi padre encontró trabajo, con ayuda de unos familiares, en una fábrica de Barcelona y en ella permaneció durante los dos años siguientes. Mi hermana se puso a coser uniformes del ejército y a mi otra hermana y a mí nos metieron en un colegio a media pensión.

  Recuerdo que aquellos maestros me enseñaron una canción que aún me viene a la memoria después de casi ochenta años.

  Pasados los dos años del exilio regresamos en tren sin nada de nada en las maletas. Llegamos a Sariñena y fuimos directamente a nuestra casa, pero… nos llevamos la desagradable sorpresa de que estaba ocupada por una familia del pueblo. Nos dijeron que se había corrido la noticia de que un avión había lanzado una bomba contra el carro y que habíamos muerto todos. El caso es que tuvieron que desalojar nuestra casa y ya nunca más les volvimos a hablar.

  La nota emotiva la puso nuestra perra Viola que nos reconoció enseguida, se llevó una gran alegría y no se quiso marchar con los ocupas.

 Mi padre empezó de nuevo a trabajar como panadero y poco a poco fuimos saliendo adelante.

  Me contaba mi abuela, Manuela Vicente Grañón, que los domingos preparaba  en su casa merienda para una treintena de mozos y que después se iban todos al baile que había en el casino de la casa palaciega de la calle del Sol (ahora Javier Ugarte). Precisamente hubo una anécdota política, propia de aquellos tiempos, ocurrida en aquel casino. Me contó mi padre que cuatro republicanos de antes de la guerra, se empeñaron en la barra del dicho bar, que ese año iban a parar la procesión de San Antolín cuando pasara por la puerta del casino. Llegado el momento salieron a efectuar lo planeado, pero al percatarse de quiénes llevaban al santo, dieron marcha atrás y no llevaron a cabo su “hazaña”. Los portadores del santo eran personas serias y respetadas como Mariano Conte, Vicente Romerales y dos cofrades más que no recuerdo sus nombres.

   Estas historias me las relató Mariano Grañón Rodés (reputado panadero, famoso por sus empanadones, tortetas de cucharada, magdalenas y otras exquisiteces de horno) mientras nos tomábamos un café en una terraza de un conocido bar de la villa una mañana muy calurosa de mediados del mes de agosto del año 2015.     

                                                                           

                                                                         Manuel Antonio Corvinos Portella