La leyenda de Moncalvo


       20160731_134410

          En mitad de Los Monegros, en medio de la nada, permanece férreamente erguida una solitaria pared. Una pared que irremediable lucha contra su propia existencia, en medio de la soledad, del silencio y del olvido. Es un lugar donde el tiempo ha borrado la historia, donde el olvido se ha apoderado de la memoria. Allí queda oculto el recuerdo de un pueblo ya casi sin ruinas, que se desvanece en la profundidad de la triste indiferencia.  

               La heroica pared son dos paños de una cabecera poligonal de una antigua iglesia, de estilo gótico, de mediados del siglo XIII. La antigua iglesia se componía de una única nave, cubierta por una bóveda de crucería y cabecera poligonal: “La Virgen Vieja” de Moncalvo. La Virgen Vieja es de las mismas características que la desaparecida iglesia de San salvador de Pallaruelo de Monegros, construida por Arnaldo Vidal de Almenar en 1258. En ambas aparecen idénticas marcas de cantero. Quizá, la Virgen Vieja, correspondiese a la Asunción, a la festividad del 15 de agosto.

20160731_134831

            Pero las ruinas esconden la historia de un pueblo desaparecido, la leyenda del misterioso poblado de Moncalvo. Moncalvo debió de ser un pueblo de una cierta entidad, en relación con la envergadura de su iglesia de la Virgen Vieja. Pueblo hermano de Pallaruelo de Monegros, del que distan unos escasos dos kilómetros. La leyenda narra que los habitantes del lugar de Moncalvo se revelaron contra los tributos que debían de pagar, incluso llegaron a asesinar a más de un recaudador. La respuesta fue despiadada y terrible, tan cruel que sirvió de escarnio para otras poblaciones y tan aterradora que su recuerdo se hizo imposible. Aconteció que mientras las gentes de Moncalvo se encontraban celebrando misa en la iglesia de la Virgen Vieja, aparecieron tropas reales y uno a uno los hicieron salir, los asesinaron a todos y todas, a hombres y mujeres, niños y niñas, bebes y ancianos; un baño de sangre atroz e inhumano. Luego, atravesaron los cadáveres por unos palos que habían clavado en el suelo. Los expusieron como castigo ejemplarizante, para que otros pueblos contemplasen las consecuencias que conllevaba rebelarse contra el poder.

Aquí en Pallaruelo siempre se nos ha contado la misma leyenda, siempre a los críos, siempre… No pagaban impuestos, iban a recaudar, venían de Huesca a recaudar impuestos y por lo que sea  no querían someterse y entonces, a los recaudadores que venían  al pueblo, los mataban. Porque les debieron de meter en tan apuro, en tan aprieto que dijeron-pues mira, única solución, matar a los que vengan a la recaudación-. Con que si, si…   recaudador que venía, recaudador que se jugaba el tipo. Hasta que vinieron con fuerza mayor, entonce el día de la fiesta mayor del pueblo cerraron las puertas, llegaron muchísima gente a caballo, cerraron las puertas de la iglesia y fueron matando uno a uno, indiscriminadamente a todo el pueblo que estaba allí.  El pueblo debía ser bastante antiguo, un amigo, encontró en una caseta una lámpara romana.

                                                                                                Lourdes y Marga Alcubierre Pueyo

            De aquella matanza solamente escaparon el párroco y un monaguillo que consiguieron huir hacía Pallaruelo. Pero al final fueron capturados y ejecutados en un campo al borde del viejo camino a Zaragoza. En el campo, durante muchos años, los vecinos y vecinas de Pallaruelo depositaron piedras en su recuerdo, llegando a formar un gran montón que luego tuvieron que deshacer, pues se comía parte del campo

El cura salió, salto por la ventana o tenía una puerta secreta. Se escapo para resguardarse en Pallaruelo, él y un monaguillo. Salieron a por él y en un campo de casa  allí lo mataron, a él y al monaguillo. Y siempre nos lo han contado en casa, siempre. El campo estaba al lado del viejo camino a Zaragoza, era el camino que pasaba por Peñalbeta, el camino original que iba a Zaragoza, y entonces, como la ente transitaba mucho por el camino pues todo el mundo que pasaba ponía una piedra como… para  liberar el alma de esas personas -una piedra por su pena-. En un momento determinado tuvieron que deshacer el montón de piedras porque se apoderaba del campo.

                                                                                                    Lourdes y Marga Alcubierre Pueyo

            Existen otras leyendas, algunas cuentan que una mujer sobrevivió y dio origen a Pallaruelo de Monegros. Pero las dos antiguas iglesias son contemporáneas en su época, las poblaciones coexistieron y debieron de mantener fuertes lazos familiares. Al parecer, Pallaruelo de Monegros sufrió un incendio que arrasó completamente el pueblo. Sobrevivió una mujer de la que descienden los actuales pallaruelenses, se había quedado en un pajar aislado y fue la única superviviente. También circula la versión que fueron ambos pueblos los que se opusieron a pagar los impuestos y, como represalias, los dos pueblos fueron destruidos y su gente asesinada. Dejaron solamente una pared de cada iglesia, como testigo del escarmiento. La nueva iglesia de Pallaruelo de Monegros data de 1808, por lo que podemos situar la destrucción de la antigua iglesia de Pallaruelo a finales del siglo XVIII, quizá fue a mediados de la segunda mitad de aquel siglo cuando Moncalvo fue arrasado. Esto último resta credibilidad a la leyenda de la destrucción de Moncalvo por los Carlistas. La primera guerra Carlista fue entre 1833 y 1839, muy posterior a la construcción de la nueva iglesia de Pallaruelo.

Les llevaron a las gentes de los pueblos de alrededor para ver el escarmiento que les habían hecho, después de pasarlos a todos por degüello en la iglesia, los sacaron y les colgaban en la cantera de al lado unos palos y los clavaban ahí. Les metían toda la madera atravesando todo el cuerpo, y allí todos, te imaginas que espectáculo tan horroroso, les llevaban a las gentes de los pueblos de alrededor como diciendo –si no hacéis, si no nos pagáis estos impuestos, os pasa como a estos-. El abuelo Paco decía –Críos, mujeres, ancianos… todos estaban allí-. Entonces siempre quedó ese miedo en Pallaruelo -¡Qué nos puede pasar como a los de Moncalvo!-. Eso claro, ese miedo se ha transmitido, cada vez que voy me da un escalofrío.

                                                                                           Lourdes y Marga Alcubierre Pueyo

20160731_134512

       De la antigua iglesia de Pallaruelo de Monegros desmontaron el retablo mayor y lo colocaron en la nueva iglesia, no lo pudieron colocar entero y lo acortaron, algunas partes las tuvieron que colocar por los laterales. En la guerra civil sacaron las tablas y construyeron unas garitas de vigilancia para las entradas del pueblo, luego las desmontaron y dejaron las tablas en una era. Aparecieron unos hombres y se las llevaron, tenían una orden firmada por el obispo y sabían perfectamente lo que se llevaban. Lo más probable es que el altar se encuentre desperdigado por colecciones privadas de EEUU.

              Las ruinas de Moncalvo han ido desapareciendo, las piedras han sido usadas para la construcción de carreteras y para otras construcciones. En la cima debió de existir un castillo, me comentan Lourdes y Marga Alcubierre Pueyo, a quienes se ha de agradecer que se mantenga y transmita la memoria de Moncalvo.

El abuelo decía si vas, mírate bien que veras las calles, hasta la fuente, hasta un manantial que debía de haber por allí. Antes se veía, -yo, cuando iba de pequeña, me acuerdo que había trozos que hasta se veía el trazado parte de una calle-.   

                                                                                                                   Lourdes Alcubierre Pueyo

            En la vieja pared de la Virgen Vieja aún se ven las marcas de cantería, marcas e iniciales de la guerra civil, dibujos de pastores y otras personas que han tratado de inmortalizar su paso por unas ruinas que se esfuman sin remedio. Es una batalla desesperada contra el olvido, un testigo mudo de un pueblo arrasado y sin memoria, de un pueblo borrado que se desvanece, deshaciéndose en polvo en la aridez  monegrina.

            Resulta extraño que no existan documentos o investigaciones. Resulta inquietante que el tiempo se haya olvidado de su historia. Resulta incomprensible que una historia así no haya contado su existir. Y las leyendas, leyendas son y su verdad la juzgará la historia, la misma historia cruel que olvidó lo que en Moncalvo sucedió.

            Pero al recuperar su historia, la indiferencia se transforma en un tremendo escalofrío que rinde tributo a  su memoria. Aún queda mucho por descubrir e investigar y quizá de soñar con que aquella pared perdure invencible contra la desmemoria. A todos y todas los moncalvenses y moncalvensas, ¡por siempre en nuestra memoria!

Pueblo viejo de Moncalvo

  A la piedra arranco tu historia

     Virgen Vieja

        A la tierra arranco tu recuerdo

             ¡Que rabie tu lamento!

               ¡Que llore tu ausencia!

                  ¡Y que resista a la desmemoria!

                     Pues con el olvido, ¡no vencieron!.

Lectura recomendada:

 

 

 

Mercedes Pueyo Roy


        Para afrontar el dance aragonés es imprescindible abordar “Origen y problemas estructurales del dance en Aragón”, un completo estudio científico fruto de una tesis doctoral de una pionera de la etnografía aragonesa: Mercedes Pueyo Roy.

20160517_100740

            Pero la figura de Mercedes Pueyo Roy, además de desconocida, ha estado envuelta en un halo misterioso. A raíz de mi interés por el antiguo mayoral de Pallaruelo de Monegros, el tío Juaner, su hija Leonor me habló de una tal Mercedes que hace años realizó un trabajo sobre su padre. Al parecer, Mercedes tenía relación con Pallaruelo de Monegros y había sido secretaria de Antonio Beltrán Martínez, aunque ahora nadie la recordaba en Pallaruelo. Tras peguntar a Miguel Beltrán Llopis, hijo de Antonio Beltrán Martínez y antiguo director del Museo de Historia de Zaragoza, parecía que a Mercedes Pueyo Roy se la había tragado la tierra. En esa línea también se manifestó el músico y experto musical Mario Gros Herrero: -Las referencias sobre Mercedes Pueyo eran a través de sus publicaciones: el libro sobre el dance y algunos artículos. Era como si, después, se la hubiera tragado la tierra. Además, su libro era prácticamente inencontrable, salvo en algunas bibliotecas-. Mario consiguió contactar con Mercedes en el 2014, descubriendo una gran mujer que, aunque muy desconocida y para nada reconocida, contribuyó enormemente en los inicios de la etnografía aragonesa, –Por diversas razones la figura de Pueyo me parecía fundamental-.

            Descendiente de Pallaruelo de Monegros, Mercedes Pueyo Roy estudió filosofía y letras en la Universidad de Zaragoza. Fue la primera mujer en doctorarse, el 21 de junio de 1961, día de San Luis. De la mano del profesor de arqueología y etnología e ilustre monegrino Antonio Beltrán Martinez estudió el dance aragonés, dando fruto a su tesis doctoral “Origen y problemas estructurales del dance en Aragón”, publicada por Heraldo de Aragón en 1973. Gracias a los encuentros de Dance aragonés entrevistó a danzantes, mayorales y gaiteros; llevaba un magnetófono muy pesado de unos 15 kilos y tomó numerosas notas que llegaron a pesar cerca de 20 kilos. Todo su material lo ha donado al Instituto Aragonés de Antropología, haciendo gala de una gran generosidad y amor por su tierra. En 1962 marchó a Paris donde enseñó, durante un año, lengua y literatura española en el Institut Le Martin. Luego pasó a Suecia, becada por un instituto sueco, y ejerció 35 años en la Universidad de Lund, como profesora de lengua y literatura española e impartiendo conferencias en la universidad sobre cultura española. Ha estado 50 años fuera de España y actualmente reside en Puerto de la Cruz, Tenerife. Se casó en Suecia, de donde guarda muy buenos recuerdos, además trabajó mucho con la embajada Española en Estocolmo, disfrutando de una intensa actividad cultural. En suecia fue conocida como Mercedes Pueyo Carlén.

Mercedes Pueyo

            En su infancia, Mercedes acudía cada verano a Pallaruelo de Monegros por vacaciones, la conocían cariñosamente por “Merceditas”. Su padre Francisco Pueyo Samper nació en Pallaruelo de Monegros y pronto el cura vio en él grandes dotes e inteligencia para los estudios. Por aquel entonces, la abuela de Mercedes regentaba una pequeña tienda de ultramarinos local, la tienda de los Pueyo. Se había quedado viuda y decidió  vender todo para que su hijo Francisco, con tan sólo siete años de edad, pudiese marchar a estudiar a Zaragoza. Francisco trabajó en Zaragoza como maestro y años más tarde pasó a trabajar como inspector para la agencia general de seguros. Francisco tocaba el violín y era amigo de Capitán, además de un enamorado del dance, apunta Mario Gros (Vicente Capitán era un antiguo gaitero sariñenense). Mercedes recuerda ir a Pallaruelo y sorprenderse al ver los caballos pasar por la cocina para acceder al corral, allí aprendió a montar a caballo y vivía el día a día del pueblo monegrino, iba a ayudar con las labores agrícolas, todavía recuerda ir a trillar a la era.

            Del mayoral Juaner recuerda su simpatía y gracia, tenía  gran facilidad  para los pareados, hasta había compuesto la historia de España en pareados. Para Mercedes, -si Juaner hubiese nacido hoy en día, sería rapero-, pues contaba la realidad con magistrales pareados. Su padre Francisco Pueyo Samper recogió muchos dichos y versos de Juaner, mantenían una buena amistad, se conservan dos documentos que recogen los dichos de Pallaruelo de Monegros de 1940 y la Historia de España contada en versos. Todo lo recogido fue escrito, al menos en parte, por el tío Juaner, y se lo dio en mano a su padre Francisco Pueyo.

            Mercedes recogió música aragonesa, realizó grabaciones y transcribió muchas melodías. Mercedes estudió piano en el conservatorio de Zaragoza y tiene una gran voz que aún ejercita en un grupo coral. Cantó muchas músicas antiguas como albadas y canciones populares recogidas por todo Aragón. El material quedó recogido en el archivo de Antonio Beltrán. En el 2013, Mario Gros Herrero accedió a unas cintas del legado de Antonio Beltrán Martínez donde aparece  “Rondalla que interpreta jotas, jotas de ronda, bolero de Caspe y seguidillas de Leciñena. Donde se intercalan interpretaciones de gaita de Vicente Capitán de Sariñena, cantos de Mercedes Pueyo, cantos de María Martínez, cantos de Pío Beltrán y grabaciones de gaita hasta el final de la cara”.

6394510128

            Mercedes formó parte de la creación del Museo Etnológico de Aragón en 1955, que llevó a cabo Antonio Beltrán. La Diputación  Provincial de Zaragoza se hizo cargo de los gastos y se construyó la sede de la Casa Pirenaica- Parque Grande José Antonio Labordeta. Mercedes fue su secretaria, estuvo como becaria, catalogando y realizando estudios, cobrando unas escasas 500 pts al mes. Donó al museo el chaleco de seda de su abuelo Pascual Pueyo, ganadero y pastor, y materiales de casa de su padre. Estuvo hasta 1962 trabajando como becaria y publicando artículos para la Institución Fernando el Católico. Fabricaron un cuestionario etnográfico y lo mandaron a todos los pueblos que pudieron, normalmente a los principales personajes de cada pueblo, como al maestro o al cura. Mario Gros señala que Antonio Beltrán tuvo la idea de montar los Concursos de Dance en Zaragoza para poder estudiarlos sin necesidad de ir a las distintas localidades.

“El dance es una composición poética”, poesía lírica, diálogos. La sátira en la poesía, dichos y matracadas. De la música no se pueden precisar sus antecedentes.

Mercedes Pueyo Roy

            Su trabajo “Origen y problemas estructurales del dance en Aragón” es una de las primeras obras sobre el Dance aragonés y constituye una valiosísima aportación que abarca diferentes ramas de las letras, tales como historia de la literatura, poesía lírica, dialectología e historia de la cultura. Para Mario Gros -Su libro sobre el dance se publicó en el 73 como “mérito” para su acceso a la Universidad. De ahí la rareza de la edición. Está impreso en la imprenta de Heraldo de Aragón, pero la edición es de la propia autora. El libro del 73 no corresponde con exactitud a la tesis: se han reordenado las materias, faltan los anexos y se ha dado más importancia a los asuntos poéticos-literarios-. Antonio Beltrán Martínez dirigió su tesis, apunta Mario Gross, y entre ellos eran frecuentes largas discusiones sobre el dance. Mercedes recuerda a Beltrán como “un gran recopilador, capaz de montar un libro en cinco minutos”.

            Para Mercedes el “dance” es una palabra propiamente aragonesa y corresponde a un conjunto escénico, una representación dramática donde intervienen diferentes bailes, la primera vez que aparece la palabra dance es en 1720, el dance corresponde al siglo XVII. Para elaborar su tesis, Mercedes estudió durante cinco años 74 representaciones distintas del dance aragonés: -El dance es una pequeña pieza de teatro popular y al mismo tiempo una revista oral que sólo se imprimió una vez y que se renueva, corrige y aumenta cada año. Así pues, como obra dramática hay que considerarlo-.

            Gracias al Instituto Aragonés de Antropología y a su presidente Vicente Miguel Chueca he podido acceder a parte del legado de Mercedes, gracias también a Mario Gros Herrero por sus apuntes y ayuda, a Miguel Beltrán Llopis y a Mª Ángeles Hernández Prieto por sus aclaraciones y a Mercedes Pueyo Roy, por su agradable y familiar trato, un placer conocer a tan excelente persona y todo mi reconocimiento por su trabajo, esfuerzo y dedicación por la cultura aragonesa.

 

Algunas publicaciones de Mercedes Pueyo Roy:

– “El dance en Aragón”, Zaragoza V, Publicación de la Excma. Diputación Provincial de Zaragoza, 1957.

– “Origen y problemas estructurales del dance en Aragón”, Caesaraugusta, 17-18. Institución “Fernando el Católico”, Zaragoza, 1961.

– “Kurs i spansk fonetik och spanskt uttal” (Curso de fonética española y pronunciaciones españolas) Pueyo-Carlén, Mercedes, 1934- (författare) Lund : Studentlitteratur, 1969 Svenska 151 s.

– Fiesta / Mercedes Pueyo-Carlén, 1934- (författare) Malmö : LiberLäromedel, 1973-

– “Nya spanska stilar” (Nuevos estilos del español) Pueyo-Carlén, Mercedes, 1934- (författare)Pärletun, Margareta, 1943- (författare) ISBN 91-44-08181-2 Lund : Studentlitt., 1972 Spanska 47 s.

 

El cine-teatro Romea de Sariñena


20160710_112610

El sariñenense cine-teatro Romea fue inaugurado en 1919, obra del arquitecto-constructor Don José Morera Gimferrer. Debe su nombre al teatro Romea de Barcelona que, como muchos teatros de la época, rendía homenaje a Julián Romea Yanguas (1813-1868), actor español de teatro romántico. Celebre apellido teatral que compartió con Julián Romea Parra (1848-1903), actor y dramaturgo zaragozano. Víctor Vilanova promovió la construcción del cine-tetro Romea de Sariñena, el zaragozano empresario del espectáculo poseía el hotel Paris y varios cines en la capital aragonesa.

En la planta baja estaba el bar y en la segunda planta se encontraba el cine-teatro. Por el exterior del edificio subían dos escaleras de obra hasta un balcón que daba entrada al cine-teatro, por encima de la entrada del bar. Al frente se encontraba el escenario y la pantalla del cine. La sala presentaba inclinación hacía el escenario y por encima de la entrada se encontraba un piso elevado que era el gallinero. Con el paso de los años la sala se transformó en hostal y hoy en día, en el piso de arriba, aún se puede observar el arco de la pantalla del cine. La puerta de los artistas daba a la calle del mercado y por una escalera estrecha se subía hasta los camerinos. Por las paredes de los camerinos aún se pueden leer los gravados que muchos/as artistas dejaron como huella de su paso por el cine-teatro Romea de Sariñena.

DSC08889

En el bar también se realizaban espectáculos de gentes ambulantes, había unos pequeños camerinos para los artistas ambulantes en el mismo bar. Uno de los regentes fue el maestro violinista de Sariñena José Guioni Lebetti. La barra era semicircular y estaba recubierta de baldosetas azules. La puerta al bar presentaba un bastidor semicircular acristalado. En la planta baja había seis columnas, se unían con unos nervios encofrados formando bóvedas y el techo era mucho más alto. Las ventanas del bar tenían una forma muy singular, una especie de forma de media Luna. En una sala había un billar americano, un futbolín y una mesa de ping pong.  Al principio se realizaba cine todos los días.

En la época de la republica española el teatro albergó mítines de  Dolores Ibárruri “La pasionaria” y de Federica Montseny, primera mujer europea en ocupar un cargo ministerial. Buenaventura Durruti también participó en un mitin en Sariñena, pero lo hizo desde el balcón de casa Frechinacha, que da a la plaza del ayuntamiento. En el edificio existe una bodega que, en tiempos de la guerra civil, fue usada como refugio, en la pared de la entrada estaba pintado “refugio para 40 personas”.

DSC08888

Después de la guerra mucha gente compraba los posos del café “el marro”, lo compraban las gentes más pobres para volver a hacer café. Actuaron muchas compañías de teatro, una vez estuvo José Luis Ozores. La familia de Daniel Puyol  lo comenzó a regentar en 1948. Daniel estudió en la escuela de hostelería de Madrid y lo ha regentado en la última época con su mujer María Josefa, hasta que en septiembre del 2012 echo el cierre.

La etnolingüista francesa Jeanine Fribourg se alojaba en el hostal, siempre pasaba el verano recorriendo las fiestas, anotando todo lo que veía y le contaban. En cada vista estival traía regalos: fulares, colgantes… era muy generosa. Mucha gente ha pasado por el Romea, un lugar muy especial que guarda muchas historias. Gracias a Daniel y a María Josefa por abrirme las puertas del histórico y mítico cine-teatro Romea de Sariñena.

Las palabras de Albalatillo


“Una palabra que compartir” es una iniciativa que ha recorrido las diferentes poblacionmes de Los Monegros. Una caja que ha ido recogiendo aquellas palabras aragonesas tan especiales para nosotros/as, palabras que la gente ha querido compartir. Albalatillo ha sido la la decimoseptima localidad monegrina, continuando un viaje muy interesante que ha llegado a su fin.

Entre las semanas del 30 de mayo al 10 de junio, el paso de la “Caja viajera”  ha replegado 17 palabras. La palabra que más se ha repetido ha sido Badil, que ha aparecido por dos veces.

  • Ancolicas: Ara. Brincar a la espalda.
  • Auca: Ara. Oca.
  • Badil: (x2) Ara. Recojedor.
  • Bislai: Ara. De bislai, de lado.
  • Cazinglo: Ara. Para atar la soga cuando esaba cargando el carro.
  • Enfurruñau: Enfadado, enojado.
  • Esgarrapaderas: Ara. Patas de pollo
  • Farnaca: Ara. Liebre joven.
  • Jada: Ara. Azada.
  • Pairote: Payaso.
  • Pindol: Ara. Hueso.
  • Pocha: Ara.Bolsillo.
  • Pozal: Ara. Cubo.
  • Retacio: Que está bueno.
  • Zeñar: Ara. Saludar.
  • Zoqueta: Ara. Se ponía en la mano para segar la garba.

 

¡Muchas gracias Albalatillo! y muy especialmente María Josefa por su colaboración, ¡gracias!

 

Las palabras del instituto Monegros – Gaspar Lax


“Una palabra que compartir” es una iniciativa que recorre las diferentes localidades de Los Monegros. Una caja que va recogiendo aquellas palabras aragonesas tan especiales para nosotros/as, palabras que la gente quiere compartir.

Alumnos y alumnas del IES Monegros-Gaspar Laxde Sariñena también ha aportado sus propias palabras, con ¡90 palabras!. Pozal ha aparecido hasta por 13 veces, ¡impresionante!, Zagal por diez veces, Moza y Quio por cinco, Esbarizaculos, Estalentau, Mozo y Rabosa por tres veces, Apatusco, Esbarizar, Mocarse, Pocha, Tajador, Tozolón y Zolleta por dos veces.

¡Muchas gracias instituto de Sariñena!

  • Acarromanchón:
  • Alcorzar: Ara. Acortar, atajar.
  • Amprar: Ara. Pedir prestado.
  • Apatusco: (x2) Ara. Tonto, torpe.
  • Arguellau: Ara. Que está muy flaco y come poco.
  • Arrejuntar: Ara. Juntar.
  • Badil: Ara. recojedor.
  • Barral: Ara. Garrafa.
  • Brazal: Ara. Ramificación que lleva el agua de la acequia principal a los campos y huertas.
  • Buco: Atra. Macho cabrio.
  • Carnuzo: Ara. Persona mala.
  • Co: Ara. Saludo.
  • Embrosquilau: Dicese del cielo que sin estar nublado, tampoco está despejado, no confundir con nubes y claros.
  • Enchegar: Ara. Encender la luz.
  • Esbarizaculos: (x3) Ara. Tobogán.
  • Esbarizar: (x2) Ara. Resbalar.
  • Escobar: Ara. Barrer.
  • Eslizar: Ara. Resbalar.
  • Estalentao: Ara. Tonto.
  • Estalentau: (x3) Ara. Persona con poco talento.
  • Farruco: Ponerse chulopara enfrentarse a otro.
  • Foñas: Desaliñado.
  • Fuellas: Ara. Hojas.
  • Garra: Ara. Pierna, pata.
  • Jadico: Ara. Azada.
  • Mocarse: (x2) Ara. Sonarse los mocos.
  • Moza: (x5) Chica. Sariñena, Villanueva de Sijena.
  • Mozarecia: Moza grande, recia.
  • Mozeta: Ara. Chica joven.
  • Mozo: (x3) Chico.
  • Obella: Ara. Oveja.
  • Paca: Ara. Bala de paja.
  • Paice: Ara. Parece.
  • Panizo: Ara. Maíz.
  • Pichar: Ara. Orinar.
  • Pindól: hueso oliva.
  • Pocha: (x2) Ara. Bolsillo.
  • Pozal: (x13) Ara. Cubo.
  • Quio: (x5) Ara. Saludo.
  • Rabosa: (x3) Ara. Zorro.
  • Rescle: Rastrilo.
  • Tajador: (x2) Ara. Sacapuntas.
  • Tozolón: (x2) Ara. Golpe en la cabeza.
  • Zagal: (x10) Ara. Chaval.
  • Zancajo: (Zancocho: lío)
  • Zancarriana: Ara. Lagartija.
  • Zancarrilla: Zancadilla.
  • Zolleta: (x2) Ara. Pocilga.

Las palabras del colegio de Sariñena


7d7e48_70572942e8208dacc84fae259956e097

“Una palabra que compartir” es una iniciativa que recorre las diferentes localidades de Los Monegros. Una caja que va recogiendo aquellas palabras aragonesas tan especiales para nosotros/as, palabras que la gente quiere compartir.

Alumnos y alumnas del colegio de Sariñena también ha aportado sus propias palabras, más de ¡150 palabras!. Pozal y Quio han aparecido hasta siete veces, siendo las más repetidas. Alpargata, Boira, Charrar y Fato por tres veces. Ababol, Alparcero, Ande, Bisalto, Bulcar, Caparra, Chipiar, Drecho, Encorrer, Escoscar, Faina, Garrampa, Gayata, Güeno, Güerta, Ibón, Japo, Jetazo, Jorear, Laminero, Miaja, Muda, Nesecito, Patiaguas, Pindol, Truje,  Zagal y Zoquete por dos veces. También ha aparecido la expresión “A tajo parejo: Todo por igual”.

¡Muchas gracias colegio de Sariñena!

  • Ababol: (x2) Ara. Amapola.
  • Abrigallo: Ara. Bufanda.
  • Acacharse: Ara. Agacharse.
  • Acotraciar: Ara. Arreglar, adecentar.
  • Afanoso: Ara. Avaro.
  • Albarda: Ara. Esparto.
  • Alforja: Esp. Bolsa para transportar a lomo de las caballerías.
  • Alparcero: (x2) Ara. Cotilla.
  • Alpargata: (x3) Ara. Zapatilla.
  • Amolar: Ara. Destrozar, romper.
  • Ancolicas: Ara. A caballito, a las espaldas.
  • Ande: (x2) Ara. Donde.
  • Argados: Ara. Bolsas grandes.
  • Auchar: Ara. Espantar las gallinas.
  • Badil: Ara. Recogedor.
  • Barral: Ara. Garrafa.
  • Bisalto: (x2) Ara. Guisante.
  • Boira: (x3) Ara. Niebla.
  • Bollo: (x3) Esp. Chichón.
  • Boque: Ara. Macho de la cabra.
  • Brazal: Ara. Sitio por donde se conduce el agua.
  • Bulcar: (x2) Ara. Volcar.
  • Burronera: Puerta que gira sobre su eje incrustado arriba y abajo.
  • Cacerola: Esp. Cazuela.
  • Cadillo: Ara. Perro joven.
  • Callizo: Ara. Callejuela.
  • Canalera: Ara. Canal del tejado.
  • Cantaral: Ara. Donde se colocaban los cantaros de agua.
  • Caparra: (x2) Ara. Garrapata.
  • Capazo: Esp. Esportilla.
  • Caramullo: Ara. Colmo, a rebosar.
  • Carrañar: Ara. Regañar.
  • Cenacho: Ara. Nevereta pequeña.
  • Ceñar: Ara. Hacer señas.
  • Ceprenar: Ara. Mover con una palanca.
  • Charrar: (x3) Ara. Hablar.
  • Chipiar: (x2) Ara. Mojar.
  • Chiqueta: Ara. Chica joven.
  • Chollazo: Ara. Pescozón.
  • Chulla: Ara. Lonza de tocino o carnero.
  • Cierzo: Ara. Aire frío, viento del noroeste.
  • Cojer: Ara. Caber.
  • Corrida: Ara. Carrera.
  • Cualo: Ara. Cual, que cosa.
  • Culazo: Caída sobre las posaderas.
  • Desustanciao: Ara. Persona insustancial.
  • Dorondón: Ara. Niebla fría y espesa del invierno.
  • Drecho: Ara. (x2) Derecho.
  • Embasador: Ara. Embudo.
  • Empazar: Ara. Quedar en paz.
  • Empentar: Ara. Empujar.
  • Empentón: Ara. Empujón.
  • Encanarse: Ara. Quedarse sin aliento.
  • Encorrer: (x2) Ara. Perseguir.
  • Enrruena: Ara. Escombros.
  • Entrecavar: Quitar las hierbas.
  • Envastar: Hacer algo abasto.
  • Esbalizaculos: Ara. Tobogán.
  • Esbalizar: Ara. Resbalar.
  • Esbarizar: Ara. Resbalarse.
  • Escandalera: Esp. Mucho ruido.
  • Escoscar: (x2) Ara. Limpiar.
  • Esgarrapao: Ara. Arañazo.
  • Esgarrapar: Ara. Arañas, hacer una herida en la rodilla. (¡Mi esgarrapau!).
  • Eslomar: Ara. Pegar golpes, trabajo cansado.
  • Espiazar: Ara. Romper.
  • Esportón: Ara. Apero de esparto para acarrear fiemo.
  • Estalentao: Ara. Sin talento.
  • Estozolar: Ara. Dar un golpe.
  • Fabla: Ara. Lengua, idioma.
  • Faina: (x2) Ara. Trabajo, faena.
  • Fas venir: Quieres venir.
  • Fato: (x3) Ara. Tonto.
  • Galdrufa: Ara. Peonza.
  • Galleta: Pozal de agua.
  • Gandrufa: Ara. Peonza.
  • Garra: Ara. Pierna.
  • Garrampa: (x2) Ara. Calambre.
  • Garrote: Esp. Palo de hierro o material duro.
  • Gayata: (x2) Ara. Bastón.
  • Güeno: (x2) Ara. Bueno.
  • Güerta: (x2) Ara. Huerta.
  • Güeso: Ara. Hueso.
  • Ibón: (x2) Manantial.
  • Incordiar: Esp. Molestar.
  • Japo: (x2) Escupitajo.
  • Jetazo: (x2) Ara. Bofetada.
  • Jopar: Ara.  Marchar, huir.“Jopa d´aquí: Vete de aquí”.
  • Jorear: (x2) Ara. Ventilar.
  • Joriar: Ara. Ventilar.
  • Jubo: Ara. Yugo.
  • Laminero: (x2) Ara. Goloso.
  • Lorza: Ara. Pliegue de piel.
  • Malacatón: Ara. Melocotón.
  • Marguinazo: Ara. Separación entre dos parcelas.
  • Mayoral: Ara. Jefe de los pastores.
  • Medianil: Ara. Pared que pertenece a dos casas a la vez.
  • Melico: Ara. Ombligo.
  • Miaja: (x2) Ara. Nada.
  • Miajeta: Ara. Un poco.
  • Minchurrillas: Poca cosa.
  • Minglana: Ara. Granada.
  • Minina: Ara. Pene de niño.
  • Mocho: Ara. Triste.
  • Mocholudo: Ara. Ser tozudo.
  • Moña: Ara. Muñeca.
  • Moñaco: Ara. Muñecos.
  • Morros: Ara. Labios.
  • Muda: (x2) Ropa limpia.
  • Naide: Ara. Nadie.
  • Nesecito: (x2) Ara. Necesito.
  • Nublo: Nublado.
  • Ocimbelico: Campana pequeña.
  • Orache: Tiempo.
  • Pa: Ara. Para.
  • Pachorra: Esp. Vagancia.
  • Palangana: Esp. Recipiente.
  • Patiaguas: (x2) Paraguas.
  • Pernil: Ara. Jamón.
  • Pescuezo: Nuca.
  • Petar: Romper.
  • Piazo: Pedazo.
  • Pindol: (x2) Ara. Hueso oliva.
  • Pizco: Ara. Pellizco.
  • Pos: Ara. Pues.
  • Pozal: (x7) Ara. Cubo.
  • Puchero: Esp. Recipiente.
  • Purna: Ara. Chispa.
  • Royo: Apero de labranza (Rollo)
  • Quio/a: (x7) Ara. Para llamar a alguien, chico/a.
  • Sopapo: (x4) Esp. Bofetón.
  • Tajadera: Ara. Chapa que detiene el agua.
  • Tozino: Ara. Cerdo.
  • Tozolón: Ara. Golpe.
  • Truje: (x2) Traer, “Lo truje: lo he traído”.
  • Unto: Esp. Salsa para untar.
  • Zaforas: (x2) Ara. Desordenado.
  • Zagal/a: (x2) Ara. Chico/a.
  • Zamarra: Ara. Chaqueta.
  • Zamarro: Ara. Salva pantalones.
  • Zamueco: Ara. Tomar el pelo.
  • Zarrio: (x3) Ara. Objeto sin valor.
  • Zoquete: (x2) Ara. Freno de carro para las ruedas.

 

Las palabras de Lalueza


IMG_20160503_105908

“Una palabra que compartir” es una iniciativa que recorre las diferentes bibliotecas de Los Monegros. Una caja que va recogiendo aquellas palabras aragonesas tan especiales para nosotros/as, palabras que la gente quiere compartir. Lalueza ha sido la decimotercera biblioteca y la decimosexta localidad monegrina, continuando un viaje muy interesante que va llegando a su fin.

Entre las semanas del 2 al 13 de mayo, el paso de la “Caja viajera”  ha replegado más de 70 palabras. Las palabras que más se han repetido han sido Pozal y Quio por tres veces y Estalentau, Marguin, Miaja y Socarral por dos veces. Dejamos en cuarentena “Asti, Tasti: aquí” y “Buxo: Boj”. Además ha aparecido la expresión “Pollo mantiudo: Acurrucado, enfermizo”.

¡Muchas gracias Lalueza!

 

  • Ababol: ara. Amapola.
  • Abadejo: Ara. Bacalao.
  • Abocinar: Ara. Caer, inclinar o arrojar al suelo.
  • Aboirau: Ara. Estalentau.
  • Aneblada: Ara. Que le falta un poco.
  • Arrear: Ara. Marchar.
  • Arrojar: Esp. Lanzar, dejar caer.
  • Bateaguas: Ara. Paraguas.
  • Bislai, de: Ara. De lado, de medio lado.
  • Bochorno: Esp. Viento.
  • Branquil: Ara. Banco a la entrada de la casa.
  • Buforón: Ara. Ano.
  • Cañizo: Esp. Tablero rectangular hecho de cañas entrecuzadas.
  • Charrar: Ara. Hablar.
  • Chichón: Esp. Hinchazón, bollo.
  • Chiva: Ara. Jiba, joroba.
  • Chordiga: Ara. Ortiga, Urtica urens.
  • Chorra: Esp. Suerte, necio, pene.
  • Chufla: Esp. Guasa, burla.
  • Chuflar: Ara. Silbar.
  • Chupida: Ara. Mojada.
  • Ciemo: Ara. vid Fiemo.
  • Cierzo: Ara. Viento.
  • Continamente: Ara. Continuamente.
  • Contino: Ara. Continuo.
  • Cosirar: Ara. Vigilar, cuidar.
  • Dingolongango: Ara. Insistente, “Duro y dale”.
  • Embolicadora: Ara. Enredadora, liante.
  • Embolicar: Ara. Envolver, liar, confundir.
  • Embochornau: Atontado, que te ha dado un aire.
  • Esbarizaculos: Ara. Tobogán.
  • Esbarrar: Ara. Separar.
  • Estalentau: (x2) Ara. Persona con poco talento.
  • Estrafalaria: Esp. Rara.
  • Estrambótica: Esp. Extraño, raro, poco común.
  • Femera: Ara. Estercolero.
  • Fiemo: Ara. Estiércol.
  • Gambeto: Ara. Prenda de vestir, chaquetón.
  • Goler: Ara. Oler.
  • Gravera: Esp. Yacimiento de grava.
  • Guella: Ara. Oveja.
  • Güevo: Ara. Huevo.
  • Gujero: Ara. Agujero.
  • Malfurriadora: Ara. Malgastadora.
  • Marguin: (x2) Ara. Margen, Caseta pequeña?
  • Marguinazo: Ara. Margen grande, ribazo.
  • Matraco: Ara. No muy listo.
  • Miaja: (x2) Ara. Poco.
  • Panizo: Ara. Maíz.
  • Pedrolo:
  • Peñazo: Esp. Persona o persona molesta y pesada.
  • Pozal: (x3) Ara. Cubo.
  • Pulgaretas: Ara. Castañuelas.
  • Quio/a: (x3) Ara. Chico/a.
  • Reblar: Ara. Ceder.
  • Recautillo: Ara. Parte superior de una tapia.
  • Retrabique. Rastrillo.
  • Sabilondo: Sabiondo, listillo.
  • Saquera: ¿?
  • Socarral: (x2) Secarral.
  • Tajador: Ara. Sacapuntas.
  • Zambombazo: Esp. Estampido, ruido fuerte y seco.
  • Zarquinazo: Ara. Dar una clocha o tortazo.
  • Zerote: Ara. Excremento alargado.
  • Zerullón: Ara. Cerote, caca.