ANTOLÍN A CONTINAZIÓN

ANTOLÍN A CONTINAZIÓN

     Me gustaba como fablaba a chen d´o lugar, alguns dezeban que yeramos unos incultos pero a mia yaya dezeba que ellos no yeran capazes de balorar a riqueza d´o lugar -¡ellos si que paizen unos fatos!-. Una tadrdi plegaba yo de fer una faina en o monte y un hombre m´en saludo d´a siguien traza: -¡A plantar fuerte!-. Yo pense que ixo yera como plantar un pino y m´en fui extrañau ta casa d´a mia yaya pa preguntar-le a rispuesta. A mia yaya s´en reia comó si biniese d´o circo y cuando m´en di por enterau jopé abergonzau.

    Una vez cuan s´en ba morir un amigo d´o mio yayo fuimos ta casa d´o defunto, por a carrera l´en dio a notizia a otro amigo que al darse por enterau exclamo -¡mejor!-. M´en pense que s´alegraba por a muerte, pero dimpués m´en dixo que yera común en Sariñena ixa expresión y que no ye de mala traza.

     Cuanto cuesta puyar por a carrera Enau, ye muito periglosa y más cuan me alcuerdo de aquel diya tan accidentau. M´en dixeron que enau ye balcón elebau en castellano. yo quereba beyerlo y en estas, como por a nuei bi eba chelau, al puyar m´en esbarize por o chelo trepuzando y cayendo ta baixo. -¡Menuda tozada que m´en di!-. Ande nunca m´en boi a cayer y siempre alcanzé el altro lau yera en o puen d´antis d´o rio Alcanadre. O puen teneba unos arcos de fierro y os más atrebius o pasaban de lau a lau, yera muito perigloso, pero yo quereba amostrar que yera muito balien.

    ¡Quio! ye parabra típica d´o Sariñena y a redolada, dezeba a mia yaya que teneba orichen Romano. Yo m´en quede sorprendido, me imaginé a un Obelix monegrino al que os Romanos l´en preguntaban: ¿Quo vadis? Lo de “Quo” al pasar o tiempo mudo pues a ¡Quio!. S´emplega pa llamar y siempre s´en dize gritando.

    O Sindicauto d´o riego clamaba a la chen con o redoble d´o tambor. Cuan sonaba a trompeta yeran os pregones munizipales, o cuerno nos anuziaba as bentas d´os comerziantes y un codete o principio d´a fiesta en honor a o nuestro patrón San Antolín. Os bandos teneban un gran poder mediático, arrejuntaban a o rredol d´o pregonero a muita chen interesada o no.

    En o carasol se chuntaban as mullers, china-chana feban puntilla, entredós con o mundillo, o ganchillo, construyían cestas y facían sogeta de albardín. Por a tardi, anaban por ahí pa pasear y cuan yera estiu, a la fesca d´an nuei, se achuntaban en as calles pa fer una charradeta, ya que o calor no dixaba otros momentos.

     Os hombres facían as fainas d´o campo y cuidaban o ganau; fainas muito duras que s´en complementaban con o mercau d´o bino, azafrán a barrilla y o albardín. Dende Murcia beneban desaseaus compradores de zerollas y a os zagals si yeran unos puercos les deziban “Ziroleros” o “Murcianos”. Os diyas de fiesta  s´en iban pal casino a chugar al guiñote, al domino, al tresillo… Tamién iban ta la taberna ¡como correba o porron pleno de bino!, ¡Qu´estarruzio facian en a taberna!.

    Este capitulo lo dedico al profesor Don Antonio Beltrán Martínez de quien he aprendido a amar esta tierra, su historia, sus gentes y sus gentes y su forma de expresarse.

Publicau en “Quio”, rebista de Sariñena y os Monegros (nº 105)  y en Os Monegros 10 de junio del 2006.

– Enlazes relacionaus : Antolín y Antolín y o pantasma de Sariñena.

Zancarriana w

Anuncios

Un pensamiento en “ANTOLÍN A CONTINAZIÓN

  1. Pingback: ANTOLÍN Y AS GAITAS MÁGICAS | osmonegros

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s