Archivo de la categoría: Antolín

ANTOLÍN Y A TARÁNTULA


ANTOLÍN Y A TARÁNTULA

Antolín teneba que traballar con o suyo tío y una de ixas fainas yera recoger a garba. Pero uno de ixos diyas sucedió una gran tragedia:

-Me sientes- Chito Antolín mientras o suyo tío chemecaba de dolor en o suelo al costau d´a fajina. Os chitos plegaron a atros zagales quienes binieron ascape -¡Que a pasau!- O tío chito encabronau -¡Que me ha fizau una tarántula!- L´en llevaron ta casa ande le acostaron en a cama. El alparzerío arreplegó a muita chen en a casa, binieron o médico, o mosén y tamién o mósico. A o tío se le metió cuatro mantas enzima, la yaya cargó tres braseros; as plañideras, enlutadas, chemecaron y o mósico prenzipió a tocar la guitarra.

Pa Antolín to yera trafucaú, el asustaú por lo que bi eba pasaú a o suyo tío y en tanto as chens danzaban, cantaban y bebian bino al costaú de l´alcoba d´o tío, -¡Menudo albeldrió!-

<<La tarántula es un bicho muy malo

No se mata con piedra ni palo>>

As horas pasaron, poquer a poquer o tío prenzipió a recuperarse, paizía que tamién danzaba en a cama. Dezeban que a tarántula teneba una guitarra en la espalda, entre que se cantaba en a casa a tarántula tamién danzaba en o monte y se agotaba. A o tío se l´en fue el dolor y dimpués d´a lifara y a fiesta más de uno marcho bien pifau ta casa.

Antis yeran un gran peligro y tenebamos que tener muito cuidau en no trobarnoslas: as tarántulas, os alacranes y as víboras. As tarántulas que fizan no son ixas que se esconden por os aujeros; as que fizan son negras y redondetas, como una aceituna y no tienen cado.

<<Si te fiza una víbora no vivirás ni una hora.

Si te fiza un alacrán ya no comerás más pan.>>

Basau en o libro de Rafael Andolz de Pilmadores, Curanderos y Sanadores en el AltoAragón.

Publicau en Os Monegros el 16 de abril del 2008.

Enlaze relacionau: Antolín y os curanderos.

Zancarriana w

Antolín y os curanderos


Antolín  y os curanderos

Pa la gripe, a o pobracho Antolín, l´en daban infusión de violetas y cuando tenía una cuquera aceite, malva y hojas de noguera. Pa las almorranas un fardacho escaldau vivo en azaite, se añade espliego y grasa de tozino y se aplica. Antis bi eba muitos remedios y yeran os curanderos os que sanaban males y luxaciones. Os curanderos buenos yeran muy afamaus y os de Sariñena tamién yeran conozius por toda la redolada entre ellos a Rosa y os fillos d´os brujotes de Fornillos. A chen prefería os curanderos, antis no bi eba tantos medicos y os medicos solo punchaban con l´auja, midian y te dizian de no minchar lamines.

-Un zagal s´esbarizó al replegar malacatones, cayó y l´en llevaron a un curandero, pues no podeba garriar, menuda torzida!. Aunque de buenas trazas o sanador lo trastió, o zagal por el dolor tozeó. O curandero l´empilmó la garra y en unos diyas tornó a correr por os güertos.-

Siempre os curanderos yeran embolicaus en un aire de misterio, tamién as fuentes de San Blas en Billanueba de Sixena y a fuente del monasterio de la Cartuja de Monegros.

Istos son algunos remedios recopilaus por Os Monegros:

Almorranas: El brebaje de Uerto ye una infusión de romero, ontina, espígol, cenojo, tremoncillo y atras hierbas.

Anemia: Se pone fígado (a ser posible de caballo, si no de ternera) en bino fuerte. Se macera y se bebe el suco pal diya siguiente. (Grañen).

Verrugas: La mañana de San Juan, antis de que salga o Sol bi ha que replegar tres caracoles, escacharlos con a cáscara y deseguida aplicarlo ande s´en tienen as verrugas.

Picadura de abeja: Aplicar buro en o lugar de la picadura.

Quemaduras: La hiel de tocino con manteca y niebe derretida. S´en hace en época de matazía y se guarda pa todo el año. (Alcubierre).

Solitaria: Para matar la solitaria hay que minchar caballo crudo. (Robres).

Basau en o libro de Rafael Andolz de Pilmadores, Curanderos y Sanadores en el AltoAragón.

Publicau en Os Monegros el 4 de junio del 2008.

Zancarriana w

ANTOLÍN Y O DRAGÓN


Yera ibierno, por a nuei bi eba chelau, como dezeban os biellos “boira dorondonera” que produce escarcha, “dorondón”. No yera diya pa ir-se-ne a camundelear por a laguna d´o Sariñena, pero Antolín yera muito tozudo pa reblary marchó al drecho con o suyo amigo Pedrin, quien fue de buen implaz. Iban inorando o empandullo en que s´en iban a meter, en efeuto dondiaban por os camins d´a laguna on paizeba que to yera calmau y dengún periglo les faria periglar.

      Pedrin, prenzipió a fer zeños entremistanto chilaba: puai! puai!. Teneba o rostro asustau, paizeba que se bi eba feito cagarrutas. Antolín no sabeba o que quereba decir, pero al berlo correr, ascape marcho tras el.

    Algo muito gran se había mobiu por as aguas:

    – ¡mesmo puede ser un monstruo y nos emprende a muesos!-

    -¡quemisió!-

  -¡mía! entre a cañapita se muebe algún bicho o un C.N.I. (Cacharro No Identificau).-

Os dos principiaron a tremolar, asustaus no quereban beyer o que yera y seguros estában que no paizeba o fantasma d´o Sariñena.

-¿Y si ye un dragón?-

    Ascape tornaron ta Sariñena embolicaus en a boira preta y con o miedo d´o dragón en o cuerpo. To yera como una istorieta terrorífica, pero pa Antolín y pa Pedrin yera realidad. Alcanzau o lugar a chen s´en penso que yera una fantuchada, nadie les creía, muitos s´en reían y dizían que yeran cosetas d´os zagals. Pasaus unos menutos un pastor llego alborotau:

-¡Un dragón! ¡He bisto un dragón en a laguna!-

Os más atrebius tiraron dreito con os cans y as escopetas ta la laguna, entremistanto os más acojonaus aguardaron as notizias resguardaus d´o periglo en a plazeta.

    Nunca trobaron o dragón, pero ixo no quiere dizir que no ye en as profundidades d´a nuestra laguna: “O monstruo d´a Laguna d´o Sariñena”.

Publicau en Os Monegros el 9 de mayo del 2007.

Enlaze relacionau: Antolín y Pedro Saputo.

Zancarriana w

ANTOLÍN Y PEDRO SAPUTO


En ista istorieta Antolín se ha enterau d´as dijiendas sobre Pedro Saputo. Quiere brincar dende as altísimas ripas d´Alcolea o diya de San Miguel. Istas ripas no s´en pueden comparar con as canteras d´o rio Alcanadre en Sariñena y o periglo face d´ista azaña un verdadero milagro.

Muita fue a chen de Sariñena que marchóta Alcolea a beyer al atrebiu saputaz, tamien d´aredolada y d´atros lugars d´a probinzia. Siguindo biellos camins llegemos a Alcolea por a tardi, en a bíspra de San Miguel y o lugar yera pleno de forasteros que quereban beyer o salto, influenciaus por as dijiendas que habian esparziau por tos os lugars. Dormimos en a posada pa estar frescos pal diya sigüien a pesar d´a juerga y d´os muitos pifaus que alborotaron toda a nuei. Yo sonie que yera Pedro Saputo brincando por os cielos y que por ixa azaña yera conoziu como Antolín el super zagalín.

O diya amanexio soleau y ascape marchemos t´as ripas. Allí yera o mosen preparau pa fer misa y bendecir a proeza que se iba a producir. As botas correban plenas de bino, yera como un diya de fiesta gran. Bi eba puestos ambulantes y la chen danzaba al soniu de una colla de dulzainers.

Cuando o Sol marcaba la hora nos pusimos a mirar en t´alto d´a ripa, allí s´en trobaba preparau Pedro Saputo quien dixéndose a la chen l´es ne dixo -¿Con qué saltaré de esta ripa?- a lo que respondimos todos que ¡Sí!. Chitamos tos tan entusiasmaus que resonó por todas as ripas.. Y dijo él –Pues allá boy… ¡allá boy!…¡que boy!….que salto….. y en esto alguno grito que ya lo beia saltando y bolando por as nubes; tos dijimos que había saltau, por no quedar como unos fatos, aún dudando si lo habíamos bisto.

Publicau en Os Monegros el 16 de febrero del 2007.

ANTOLÍN Y O BANDIDO CUCARACHA


O zierzo empentaba con fuerza por o cajal d´o Jubierre, Antolín facia de rebadán con o suyo tío, indo dende o lugar ta o monte y d´o monte ta o lugar para apajentar o ganau. Antolín yera muy cansau pa ista faina e iba una miaja encarrañau, o suyo tio s´en dio por enterau y l´en dejo reposar debaxo d´a carrasca. A cascala! Isto no ye pa mi- (Miaja gana teneba de trabajar con o Sol y o zierzo el pobre Antolín.)

Asina yo m´en trobaba minchando un bocau, sentí el soniu de caballos; yera o bandido Cucaracha y a suya cuadrilla. Yo habia escuchau fablar d´o bandido pero nunca m´en lo abia alcontrau, dezeban que robaba a os ricos pa dar a os pobres, pero aún bi eba un miedo latente que Antolín deixo patente al enroñar-se como una zancarriana entre os zaborros.

Se pasea el Cucaracha

por a sierra d´Alcubierre,

un hombre como un tomillo,

y todo el mundo le teme.

– Anda Antolín, ¡trai-les-ne a bota bino!-, m´en ba dizir o mio tío, dimpués Antolín descubrio a o bandido Cucaracha. Iste yera un hombre una miaja chicotón y moreno; bestiu de negro, portaba trabucos y siempre iba con a suya cuadrilla de bandoleros. A o mio tío l´en dio unos reales por dizirles como andaban os zibiles y que bi eban deteniu a Miguel el ermitaño d´o monte Jubierre y que lo portan ta Sariñena. Dizen que acusau de ser cómplice d´a cuadrilla d´o bandido Cucaracha. Marcharon pues, tos os bandoleros montaus en os caballos, pa liberar a Miguel; al alcanzarlos s´emprendieron a tiros con a guardia zibil resultando falleciu Miguel el ermitaño.

Cucaracha y los zibiles

tubieron un tiroteo;

ellos bien se divirtieron,

pero lo pagó el santero.

Pobrer d´o Miguel, l´ultimo ermitaño d´as tierras áridas d´o Monegros. Iste ye o mio omenache por a suya libertad. O bandido cucaracha ba morir enbenenau y tiroteau por os guardias zibiles en o lugar de Peñalbeta chunto con o Cerrudo, el ferrero de Oso, el Molinero de Belver y muitos más en o corral de l´Anica.

Publicau en Os Monegros el 14 de diciembre del 2006.

Enlaze relacionau: Antolín y as gaitas mágicas.

Zancarriana w

ANTOLÍN Y AS GAITAS MÁGICAS


A gaita de boto ye mágica, os tubos son forraus de piel de culebra y l´en dan un aspeuto misterioso. Yera como un animal encerraú con pinta de craba que parexeba rugir, os zagals y zagalas le fébamos una pizia intentando tapar o bordón d´gaita. Abeba muitos refrans arredol d´gaita: “A muller d´o gaitero, tien fortuna: ella tien dos gaitas y otras denguna”, “como o gaitero d´o Graus, que cuan se torno biello se bistió de colorau” y cuan no me minchaba o coziu a mia yaya me dezeba “Si minchases con a gaita, ¡pobre gaitero!”.

     Tamién ye muito conoziu a leyenda d´o primer gaitero legendario:

Dizen os biellos d´o lugar que un gaitero muito feliz tocaba tan hermosas melodías que paizeba musica d´os mesmos Dioses. Tocaba pa suya amada y cuan ba naixer su filla tocaba solo pa ella, tocaba pa acunar-la y ella s´en dormia soniando con as melodías d´gaita. Un triste diya a suya hija ba morir. O gaitero ba sufrir muito y dimpues de enterrarla ba construirse una nueba gaita y la bistio con a ropeta d´a suya filla.

Copla d´o gaitero de L´Almolda Ezequiel Zaballos

“Trista ploraba a gaita,

¡que chillos en daba!

Y o gaitero soniaba

En a suya aimada…”

Os gaiters iban t´aquí t´allá, tocando en as fiestas de muitos lugars. Alguno requería dos camas, una pa él y otra pa gaita, otros sufrían periglos por os caminos. Fa un tiempo, un gaitero se trobó con una manada de lobos y asustau enganchó a gaita y la fazió sonar. Os lobos danzaron al soniu d´a gaita y danzaron hasta que cayeron tronzaus, a astruzia d´o gaitero le permitio fuyir .

“A repuñetera d´a mia gaita

cuan tiene bino qué bien canta

y cuan no tien

se´ncarraña y se aguanta”.

Cuantos gaiteros: el Rey, el Malo, Vicente Capitán, Juan Mir y Martín Blecua. ¡Hagamos el tarirán y aprieta el codo gaitero!

Publicau en Os Monegros el 19 de octubre del 2006.

Enlaze relacionau: Antolín a continazión.

Zancarriana w

ANTOLÍN A CONTINAZIÓN


ANTOLÍN A CONTINAZIÓN

     Me gustaba como fablaba a chen d´o lugar, alguns dezeban que yeramos unos incultos pero a mia yaya dezeba que ellos no yeran capazes de balorar a riqueza d´o lugar -¡ellos si que paizen unos fatos!-. Una tadrdi plegaba yo de fer una faina en o monte y un hombre m´en saludo d´a siguien traza: -¡A plantar fuerte!-. Yo pense que ixo yera como plantar un pino y m´en fui extrañau ta casa d´a mia yaya pa preguntar-le a rispuesta. A mia yaya s´en reia comó si biniese d´o circo y cuando m´en di por enterau jopé abergonzau.

    Una vez cuan s´en ba morir un amigo d´o mio yayo fuimos ta casa d´o defunto, por a carrera l´en dio a notizia a otro amigo que al darse por enterau exclamo -¡mejor!-. M´en pense que s´alegraba por a muerte, pero dimpués m´en dixo que yera común en Sariñena ixa expresión y que no ye de mala traza.

     Cuanto cuesta puyar por a carrera Enau, ye muito periglosa y más cuan me alcuerdo de aquel diya tan accidentau. M´en dixeron que enau ye balcón elebau en castellano. yo quereba beyerlo y en estas, como por a nuei bi eba chelau, al puyar m´en esbarize por o chelo trepuzando y cayendo ta baixo. -¡Menuda tozada que m´en di!-. Ande nunca m´en boi a cayer y siempre alcanzé el altro lau yera en o puen d´antis d´o rio Alcanadre. O puen teneba unos arcos de fierro y os más atrebius o pasaban de lau a lau, yera muito perigloso, pero yo quereba amostrar que yera muito balien.

    ¡Quio! ye parabra típica d´o Sariñena y a redolada, dezeba a mia yaya que teneba orichen Romano. Yo m´en quede sorprendido, me imaginé a un Obelix monegrino al que os Romanos l´en preguntaban: ¿Quo vadis? Lo de “Quo” al pasar o tiempo mudo pues a ¡Quio!. S´emplega pa llamar y siempre s´en dize gritando.

    O Sindicauto d´o riego clamaba a la chen con o redoble d´o tambor. Cuan sonaba a trompeta yeran os pregones munizipales, o cuerno nos anuziaba as bentas d´os comerziantes y un codete o principio d´a fiesta en honor a o nuestro patrón San Antolín. Os bandos teneban un gran poder mediático, arrejuntaban a o rredol d´o pregonero a muita chen interesada o no.

    En o carasol se chuntaban as mullers, china-chana feban puntilla, entredós con o mundillo, o ganchillo, construyían cestas y facían sogeta de albardín. Por a tardi, anaban por ahí pa pasear y cuan yera estiu, a la fesca d´an nuei, se achuntaban en as calles pa fer una charradeta, ya que o calor no dixaba otros momentos.

     Os hombres facían as fainas d´o campo y cuidaban o ganau; fainas muito duras que s´en complementaban con o mercau d´o bino, azafrán a barrilla y o albardín. Dende Murcia beneban desaseaus compradores de zerollas y a os zagals si yeran unos puercos les deziban “Ziroleros” o “Murcianos”. Os diyas de fiesta  s´en iban pal casino a chugar al guiñote, al domino, al tresillo… Tamién iban ta la taberna ¡como correba o porron pleno de bino!, ¡Qu´estarruzio facian en a taberna!.

    Este capitulo lo dedico al profesor Don Antonio Beltrán Martínez de quien he aprendido a amar esta tierra, su historia, sus gentes y sus gentes y su forma de expresarse.

Publicau en “Quio”, rebista de Sariñena y os Monegros (nº 105)  y en Os Monegros 10 de junio del 2006.

– Enlazes relacionaus : Antolín y Antolín y o pantasma de Sariñena.

Zancarriana w