ANTOLÍN

  O mio lugar, ya lo iziba Ramón J.Sender en “El lugar de un hombre”, ye o prinzipio d´o mio puesto en o mundo. A mia chen, as mias calles, a mia fabla y a luz d´os monegros han forjau mi caráuter. Soy naciu un Sariñena, lugar d´o Monegros, y su patrón se clama como yo, Antolín. De zagal chugaba por as calles y por as plazetas a las tabas, a la galdrufa, a los pitos, al palmo, al cuadro… M´en recuerdo que abeba tres tipos de pitos: os de bidrio, os de piedra y os de barro; os de bidrio  balian como dos de piedra y os de piedra yeran  como dos de barro. Correbamos por as  güertas  arramblando  con  o  que  nos  paiziba de  güen gusto. Por as canteras do rio  puyabamos, baixabamos y nos cayebamos aguantando buenos jetazos y prexinando en a carraña que nos iba a cayer en casa. Cuan yera berano anabamos t´al río pa zambullirnos en sus aguas, besitabamos a badina d´o cantero on bi eba una gran arbolera, y cuan yeramos más grans y sabebamos nadar millor nos arriesgábamos en as badinas d´o Santiago y d´Hospital. Tenebamos cuidau por si en benia alguna riada. Plegabamos de a nuestras fainas ta beyer por a nuei: teatro, títeres, cine y diferentes espectáculos que facian en a plazeta.

     O domingo yera diya de misa mayor, a o predicador en estas se le dezeba mosén, y todos anabamos a la ilesia al soniu d´as campanas que a buen saber tocaba o campanero. En a ilesia as mulleres a la derecha y os hombres a la izquierda. Dimpues a os más zagals nos endaban algunos diners pa gastar en lamines en os carricos ambulantes que tamien fazian castañas en ibierno y mantecaus de hielo en el estiu. En as bodas podebas minchar peladillas si alcanzabas a pillarlas cuan yeran abentadas al salir de la ilesia.

     A mia yaya bibia en una casa feita d´adobas, cuan iba a besitarla siempre m´e iziba -¡mira qué mal acotraziau ba l´Antolín!-.  M´alcuerdo tanto d´a mia yaya , yo dezeba que ella sabeba  más  que o  Pedro  Saputo.  M´en diziba  palabras  d´antis  y ella  no teneba  reparo  alguno  de  charrar en  o  leguache de sus antepasaus. Cuan m´en iba m´en dezeba -Ande bas, mesache? ¡Ya pues parar cuenta zagal!- Me gustaba muito chugar por os caminos, por as azequias y por o pesquero ande nunca m´alcontre dengún pescador; ya prexinaba yo que allí poco pescarían. Una copla d´o picadillo dize:

 En Lanaxa minchan paja

en Alcubierre salvau

en a Lueza farinetas

y en Sariñena pescau.

     Naide pescaba en o pesquero pero en o río podebas pescar barbos, mandrillas  y anguilas. Con os amigos nos  metíamos  en algún  rebullo que otro, en iba-mos a  la calle  cantarranas a coger ranas  en a fuente do “Villanueba”  y  con os tiradores  intentábamos acertar a  las zancarrianas ; aqueros tiempos d´antis, yeran altros tiempos.

     Continará…..

Publicau en “Quio”, rebista de Sariñena y Os Monegros (nº 104) y en Osmonegros el 17 de abril del 2006

Zancarriana w

Anuncios

2 pensamientos en “ANTOLÍN

  1. Pingback: ANTOLÍN Y O PANTASMA DE SARIÑENA | osmonegros

  2. Pingback: ANTOLÍN A CONTINAZIÓN | osmonegros

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s