Archivo de la etiqueta: Antolín

ANTOLÍN Y O BANDIDO CUCARACHA


O zierzo empentaba con fuerza por o cajal d´o Jubierre, Antolín facia de rebadán con o suyo tío, indo dende o lugar ta o monte y d´o monte ta o lugar para apajentar o ganau. Antolín yera muy cansau pa ista faina e iba una miaja encarrañau, o suyo tio s´en dio por enterau y l´en dejo reposar debaxo d´a carrasca. A cascala! Isto no ye pa mi- (Miaja gana teneba de trabajar con o Sol y o zierzo el pobre Antolín.)

Asina yo m´en trobaba minchando un bocau, sentí el soniu de caballos; yera o bandido Cucaracha y a suya cuadrilla. Yo habia escuchau fablar d´o bandido pero nunca m´en lo abia alcontrau, dezeban que robaba a os ricos pa dar a os pobres, pero aún bi eba un miedo latente que Antolín deixo patente al enroñar-se como una zancarriana entre os zaborros.

Se pasea el Cucaracha

por a sierra d´Alcubierre,

un hombre como un tomillo,

y todo el mundo le teme.

– Anda Antolín, ¡trai-les-ne a bota bino!-, m´en ba dizir o mio tío, dimpués Antolín descubrio a o bandido Cucaracha. Iste yera un hombre una miaja chicotón y moreno; bestiu de negro, portaba trabucos y siempre iba con a suya cuadrilla de bandoleros. A o mio tío l´en dio unos reales por dizirles como andaban os zibiles y que bi eban deteniu a Miguel el ermitaño d´o monte Jubierre y que lo portan ta Sariñena. Dizen que acusau de ser cómplice d´a cuadrilla d´o bandido Cucaracha. Marcharon pues, tos os bandoleros montaus en os caballos, pa liberar a Miguel; al alcanzarlos s´emprendieron a tiros con a guardia zibil resultando falleciu Miguel el ermitaño.

Cucaracha y los zibiles

tubieron un tiroteo;

ellos bien se divirtieron,

pero lo pagó el santero.

Pobrer d´o Miguel, l´ultimo ermitaño d´as tierras áridas d´o Monegros. Iste ye o mio omenache por a suya libertad. O bandido cucaracha ba morir enbenenau y tiroteau por os guardias zibiles en o lugar de Peñalbeta chunto con o Cerrudo, el ferrero de Oso, el Molinero de Belver y muitos más en o corral de l´Anica.

Publicau en Os Monegros el 14 de diciembre del 2006.

Enlaze relacionau: Antolín y as gaitas mágicas.

Zancarriana w

Anuncios

ANTOLÍN Y AS GAITAS MÁGICAS


A gaita de boto ye mágica, os tubos son forraus de piel de culebra y l´en dan un aspeuto misterioso. Yera como un animal encerraú con pinta de craba que parexeba rugir, os zagals y zagalas le fébamos una pizia intentando tapar o bordón d´gaita. Abeba muitos refrans arredol d´gaita: “A muller d´o gaitero, tien fortuna: ella tien dos gaitas y otras denguna”, “como o gaitero d´o Graus, que cuan se torno biello se bistió de colorau” y cuan no me minchaba o coziu a mia yaya me dezeba “Si minchases con a gaita, ¡pobre gaitero!”.

     Tamién ye muito conoziu a leyenda d´o primer gaitero legendario:

Dizen os biellos d´o lugar que un gaitero muito feliz tocaba tan hermosas melodías que paizeba musica d´os mesmos Dioses. Tocaba pa suya amada y cuan ba naixer su filla tocaba solo pa ella, tocaba pa acunar-la y ella s´en dormia soniando con as melodías d´gaita. Un triste diya a suya hija ba morir. O gaitero ba sufrir muito y dimpues de enterrarla ba construirse una nueba gaita y la bistio con a ropeta d´a suya filla.

Copla d´o gaitero de L´Almolda Ezequiel Zaballos

“Trista ploraba a gaita,

¡que chillos en daba!

Y o gaitero soniaba

En a suya aimada…”

Os gaiters iban t´aquí t´allá, tocando en as fiestas de muitos lugars. Alguno requería dos camas, una pa él y otra pa gaita, otros sufrían periglos por os caminos. Fa un tiempo, un gaitero se trobó con una manada de lobos y asustau enganchó a gaita y la fazió sonar. Os lobos danzaron al soniu d´a gaita y danzaron hasta que cayeron tronzaus, a astruzia d´o gaitero le permitio fuyir .

“A repuñetera d´a mia gaita

cuan tiene bino qué bien canta

y cuan no tien

se´ncarraña y se aguanta”.

Cuantos gaiteros: el Rey, el Malo, Vicente Capitán, Juan Mir y Martín Blecua. ¡Hagamos el tarirán y aprieta el codo gaitero!

Publicau en Os Monegros el 19 de octubre del 2006.

Enlaze relacionau: Antolín a continazión.

Zancarriana w

ANTOLÍN A CONTINAZIÓN


ANTOLÍN A CONTINAZIÓN

     Me gustaba como fablaba a chen d´o lugar, alguns dezeban que yeramos unos incultos pero a mia yaya dezeba que ellos no yeran capazes de balorar a riqueza d´o lugar -¡ellos si que paizen unos fatos!-. Una tadrdi plegaba yo de fer una faina en o monte y un hombre m´en saludo d´a siguien traza: -¡A plantar fuerte!-. Yo pense que ixo yera como plantar un pino y m´en fui extrañau ta casa d´a mia yaya pa preguntar-le a rispuesta. A mia yaya s´en reia comó si biniese d´o circo y cuando m´en di por enterau jopé abergonzau.

    Una vez cuan s´en ba morir un amigo d´o mio yayo fuimos ta casa d´o defunto, por a carrera l´en dio a notizia a otro amigo que al darse por enterau exclamo -¡mejor!-. M´en pense que s´alegraba por a muerte, pero dimpués m´en dixo que yera común en Sariñena ixa expresión y que no ye de mala traza.

     Cuanto cuesta puyar por a carrera Enau, ye muito periglosa y más cuan me alcuerdo de aquel diya tan accidentau. M´en dixeron que enau ye balcón elebau en castellano. yo quereba beyerlo y en estas, como por a nuei bi eba chelau, al puyar m´en esbarize por o chelo trepuzando y cayendo ta baixo. -¡Menuda tozada que m´en di!-. Ande nunca m´en boi a cayer y siempre alcanzé el altro lau yera en o puen d´antis d´o rio Alcanadre. O puen teneba unos arcos de fierro y os más atrebius o pasaban de lau a lau, yera muito perigloso, pero yo quereba amostrar que yera muito balien.

    ¡Quio! ye parabra típica d´o Sariñena y a redolada, dezeba a mia yaya que teneba orichen Romano. Yo m´en quede sorprendido, me imaginé a un Obelix monegrino al que os Romanos l´en preguntaban: ¿Quo vadis? Lo de “Quo” al pasar o tiempo mudo pues a ¡Quio!. S´emplega pa llamar y siempre s´en dize gritando.

    O Sindicauto d´o riego clamaba a la chen con o redoble d´o tambor. Cuan sonaba a trompeta yeran os pregones munizipales, o cuerno nos anuziaba as bentas d´os comerziantes y un codete o principio d´a fiesta en honor a o nuestro patrón San Antolín. Os bandos teneban un gran poder mediático, arrejuntaban a o rredol d´o pregonero a muita chen interesada o no.

    En o carasol se chuntaban as mullers, china-chana feban puntilla, entredós con o mundillo, o ganchillo, construyían cestas y facían sogeta de albardín. Por a tardi, anaban por ahí pa pasear y cuan yera estiu, a la fesca d´an nuei, se achuntaban en as calles pa fer una charradeta, ya que o calor no dixaba otros momentos.

     Os hombres facían as fainas d´o campo y cuidaban o ganau; fainas muito duras que s´en complementaban con o mercau d´o bino, azafrán a barrilla y o albardín. Dende Murcia beneban desaseaus compradores de zerollas y a os zagals si yeran unos puercos les deziban “Ziroleros” o “Murcianos”. Os diyas de fiesta  s´en iban pal casino a chugar al guiñote, al domino, al tresillo… Tamién iban ta la taberna ¡como correba o porron pleno de bino!, ¡Qu´estarruzio facian en a taberna!.

    Este capitulo lo dedico al profesor Don Antonio Beltrán Martínez de quien he aprendido a amar esta tierra, su historia, sus gentes y sus gentes y su forma de expresarse.

Publicau en “Quio”, rebista de Sariñena y os Monegros (nº 105)  y en Os Monegros 10 de junio del 2006.

– Enlazes relacionaus : Antolín y Antolín y o pantasma de Sariñena.

Zancarriana w

ANTOLÍN Y O PANTASMA DE SARIÑENA


ANTOLÍN Y O PANTASMA DE SARIÑENA

     – ¡Cuidau con o pantasma! – Dezeba un biello d´o lugar pa amedrentarnos y nosotros fuyiamos ascape, asustaus y despendolaus correbamos ta casa. Ixa nuei nos costaba irnos a nonón. ¡Que sudorinas por os mals suenios!. (Ixe biello ye un alparzero “¡que algarada le ha feito a o pobre Antolín!”). Pasaus os diyas, una güena tardi m´en dije – Prau!, Yo boi a ir a beyer a mia yaya a preguntarle-ne que sabeba d´o pantasma. Mia que si ye una birolla!!!.
     En a casa d´a mia yaya o primero yera fer aprezio, pues siempre teneba enfarinosos bien guardaus en a dispensa. Dimpués fui directo al grano con as dijiendas que dezeba ixe biello. Mi yaya no m´en queria desgustar pero desegida prinzipio a fablarme de ixe ser mitológico y misterioso llamau o “pantasma de sariñena”.
     M´en puse arredol d´o fogaril, me gustaba enredar con a foguera y bufar pa beyer as purnas chugando por l´aire. a mia yaya sofría por mi y m´en dezeba -¡cuidau Antolín!, que esta foguera fa güena chera.- Antis de principiar a o relauto m´en preparo una rebanada de pan con bino y azucar, aspazico, a pequeños bocaus m´e la minche, pues ya teneba la andorga bien farta por os enfarinosos.
A yaya prenzipio a contar-me a estorieta:
  A pantasma ye como o “Toton” que lo mejor es no alcontrarte-lo. No truca cuan apareixe, ye de aparenzia tenebrosa y de trazas inhumanas. Ba surgir una nuei de la oscurita por a redolada d´a laguna d´o Sariñena, paizeba un alma en pena y tornaba a o mundo dos bibos pa no fer cosa buena. Un mesache s´en lo trobo a media nuei por a Laguna y armau con una pistola disparó direuto a o pantasma, pero iste no desaparexio d´a suya bista. o mesache apreto a correr ta la ilesia, ande aguardaba alcontrar cobijo. En a ilesia s´alcordo d´a leyenda d´os pantasma y bendicio con agua bendita as balas d´a suya pistola. Dos disparos zerteros devolvieron a o pantasma ta o mundo d´os muertos mientras el heroe dezeba: -¡Jopa d´asti pantasma! ¡a cascala!-.
     O pantasma nunca mas se ha tornau a beyer por Sariñena y muita chen a olbidau que algun diya puede tornar.
     Basau en o libro “Seres mitológicos, fantásticos y misteriosos de Aragón” de Chema Gutiérrez Lera que fa referencia a Antonio Beltrán en a “Enciclopedia Temática de Aragón”.
      Publicau en “Quio”, rebista de Sariñena y os Monegros (nº 106) y en Osmonegros el 27 de julio del 2006.
– Enlace relacionau: Antolín.
Zancarriana w

ANTOLÍN


  O mio lugar, ya lo iziba Ramón J.Sender en “El lugar de un hombre”, ye o prinzipio d´o mio puesto en o mundo. A mia chen, as mias calles, a mia fabla y a luz d´os monegros han forjau mi caráuter. Soy naciu un Sariñena, lugar d´o Monegros, y su patrón se clama como yo, Antolín. De zagal chugaba por as calles y por as plazetas a las tabas, a la galdrufa, a los pitos, al palmo, al cuadro… M´en recuerdo que abeba tres tipos de pitos: os de bidrio, os de piedra y os de barro; os de bidrio  balian como dos de piedra y os de piedra yeran  como dos de barro. Correbamos por as  güertas  arramblando  con  o  que  nos  paiziba de  güen gusto. Por as canteras do rio  puyabamos, baixabamos y nos cayebamos aguantando buenos jetazos y prexinando en a carraña que nos iba a cayer en casa. Cuan yera berano anabamos t´al río pa zambullirnos en sus aguas, besitabamos a badina d´o cantero on bi eba una gran arbolera, y cuan yeramos más grans y sabebamos nadar millor nos arriesgábamos en as badinas d´o Santiago y d´Hospital. Tenebamos cuidau por si en benia alguna riada. Plegabamos de a nuestras fainas ta beyer por a nuei: teatro, títeres, cine y diferentes espectáculos que facian en a plazeta.

     O domingo yera diya de misa mayor, a o predicador en estas se le dezeba mosén, y todos anabamos a la ilesia al soniu d´as campanas que a buen saber tocaba o campanero. En a ilesia as mulleres a la derecha y os hombres a la izquierda. Dimpues a os más zagals nos endaban algunos diners pa gastar en lamines en os carricos ambulantes que tamien fazian castañas en ibierno y mantecaus de hielo en el estiu. En as bodas podebas minchar peladillas si alcanzabas a pillarlas cuan yeran abentadas al salir de la ilesia.

     A mia yaya bibia en una casa feita d´adobas, cuan iba a besitarla siempre m´e iziba -¡mira qué mal acotraziau ba l´Antolín!-.  M´alcuerdo tanto d´a mia yaya , yo dezeba que ella sabeba  más  que o  Pedro  Saputo.  M´en diziba  palabras  d´antis  y ella  no teneba  reparo  alguno  de  charrar en  o  leguache de sus antepasaus. Cuan m´en iba m´en dezeba -Ande bas, mesache? ¡Ya pues parar cuenta zagal!- Me gustaba muito chugar por os caminos, por as azequias y por o pesquero ande nunca m´alcontre dengún pescador; ya prexinaba yo que allí poco pescarían. Una copla d´o picadillo dize:

 En Lanaxa minchan paja

en Alcubierre salvau

en a Lueza farinetas

y en Sariñena pescau.

     Naide pescaba en o pesquero pero en o río podebas pescar barbos, mandrillas  y anguilas. Con os amigos nos  metíamos  en algún  rebullo que otro, en iba-mos a  la calle  cantarranas a coger ranas  en a fuente do “Villanueba”  y  con os tiradores  intentábamos acertar a  las zancarrianas ; aqueros tiempos d´antis, yeran altros tiempos.

     Continará…..

Publicau en “Quio”, rebista de Sariñena y Os Monegros (nº 104) y en Osmonegros el 17 de abril del 2006

Zancarriana w