Archivo de la etiqueta: Fuentes

La guerra civil en la Cartuja de las Fuentes


Paseando por la Cartuja de las Fuentes, monasterio barroco aragonés de la comarca de Los monegros, se observan diferentes grabados en sus paredes, testigos escritos del paso de tropas en la Guerra Civil Española de 1936. Muchos milicianos escribieron su nombre y apellidos, aportando datos como la fecha y el cuerpo o regimiento al que pertenecían. El caso más conocido es el de Modesto Ramón, miliciano de Huesca y que perteneció al “Cuerpo de Tren de la 121 Brigada de la Columna Durruti”, firmado el 21 de noviembre de 1937. Su testimonio no significa la presencia de la columna de Durruti por el monasterio, pero si atestigua que pasó alguno de sus milicianos y, quizá, pudo estar el mismo Buenaventura Durruti.

También se puede leer la constancia de la Infantería “Cataluña, regimiento nº 1  03”, firmado por Miguel Vilamoro (¿Vilamorzo?) el veinte de diciembre de 1936. Además, por las paredes del monasterio, se encuentran diferentes testimonios que, con detenimiento y paciencia, pueden aportarnos valiosa información sobre su pasado durante la guerra civil. Pero no son las únicas marcas que encontramos en la cartuja, pues abundan firmas relativamente recientes, con tiza o labradas con algún tipo de punzón.

La cartuja de las Fuentes se encontraba cerca del frente de Aragón, en la sierra de Alcubierre, por lo que albergó primero tropas del bando republicano y en segundo lugar del bando sublevado.

En el monasterio, durante su uso como cuartel militar, cada capilla del claustrillo tenía una utilidad y sobre la entrada de algunas capillas aún se pueden leer los borrosos letreros: “Enfermería” (el lugar más frío y más apropiado para evitar infecciones y sanar), “Objetos requisados”, “Prohibida la entrada” o “2ª compañía”.

En la iglesia, encima de la puerta de acceso al claustrillo y la puerta de enfrente, aparece la referencia 2-G-22 que denomina al grupo de bombardeo 2-G-22. El grupo de bombardeo 2-G-22 estuvo dotado con bombarderos trimotores alemanes JU-52 y fueron pilotados por españoles al mando del coronel Gallarza, que operaban en un  aeródromo muy cercano a la  Cartuja, término municipal de Lanaja. En la relación de aeródromos de la guerra civil del Colectivo Republicano de Esuskal Herria aparece citado el de Lanaja. En sariñena se encontraba el aerodromo republicano de “Alas rojas”.

Roberto Mateo Caballero, “Las Batallas de Lanaja”,  cita como un avión con tripulación alemana chocó en 1938 con la torre de la iglesia de la Cartuja de las Fuentes, estrellándose en el desaparecido olivar junto al monasterio, donde existía un pequeño aeródromo. Los tripulantes del aeroplano resultaron muertos. El accidente causó daños a la torre y hasta su rehabilitación presentaba un chapitel muy deteriorado atenuado por los desperfectos causados por nidos de cigüeña.

                                                 * Fotografía de “Fotos y otras cosas”

Muchos daños se produjeron en el monasterio durante la guerra civil, pues se quemaron los maderos de las celdas de los cartujos y los escasos restos del mobiliario y del retablo, quemados para evitar el frío y poder cocinar, aunque solamente en un claustrillo se observa evidencia de haber hecho fuego sin haber provocado graves daños. Popularmente existe una falsa creencia sobre los visibles agujeros en los frescos de Fray Manuel Bayeu, no son orificios de balas sino, en realidad, agujeros de percheros y toalleros de cuando el monasterio fue, en un fallido (y desafortunado) intento, transformado en balneario.

La celda prioral albergó una cárcel cuando el monasterio pasó a manos del ejército sublevado. En sus paredes se puede leer el nombre y la fecha de milicianos presos, introduciéndose como “Camarada”. Según el blog de Carlos “Fotos y otras cosas” cree que la celda prioral fue utilizada como calabozo “para cumplir arrestos del personal propio, primero republicano y después de marzo de 1938, fascista”.

Un grafitti en una de las paredes del “calabozo” dice  “Gora Euskadi Askatuta”, parece actual, pero el Sr. Alberto Borrás, representante de la propiedad me aseguró que la inscripción pertenecía a la época de la Guerra Civil.

Fotos y otras cosas

Durante los primeros días del alzamiento militar se produjo el asesinato del administrador de casa Bastaras, familia propietaria del monasterio. El testimonio de lo sucedido aparece en el “Informe político social” a Francisco C. M. de Sariñena.

 “Según declaraciones de Mariano Grustán el informado salió con un grupo que salió de esta (Sariñena) a Lanaja con el fin de sostener el avance Nacional (en cuya ocasión cogieron a un falangista asesinándole un catalán que iba en el grupo, de cuyo sujeto nadie da datos). Manifestando, así mismo, que el informado acompañadote varias más fueron a la cartuja con el propósito de detener al señor administrador de Bastaras, al que no encontraron siendo detenido posteriormente por la escolta del comisario político del C. de aviación de esta villa y en octubre del 36 fue asesinado en el cementerio de esta villa por los mismos que los detuvieron”.

Francisco C. M. fue el encargado de las brigadas de trabajo de Sariñena (zona republicana), compuestas por detenidos  de derechas para realizar trabajos en el campo. Actuó de testigo favorable para algunos detenidos y mantuvo discrepancias con los dirigentes del comité. Hay testimonio que en el 36 votó a la derecha y ocultó en el monte a Bernardino Navarro, persona de derechas, que fue el director del Banco de Aragón de Soria.

Queda mucho por conocer sobre el episodio de la guerra civil en el monasterio, muchas historias que recuperar y mucho por investigar. El monasterio, como en muchos ámbitos, es una enciclopedia de los últimos 500 años: de arte barroco, de la saga familiar de los mejores pintores de España, de la guerra de la independencia, de la desamortización, de la guerra civil y de la posguerra, entre muchos temas. Quedan muchos capítulos por escribir y muchas historias que narrar.    

Publicau en Os Monegros el 17 de junio del 2014.

Cartuja guerra.jpg

Zancarriana w

La Cartuja de las Fuentes, una perdida continua


                                                      * Desaparecido retablo mayor.

Arturo Morera parece que no tenía alternativa para titular su serie de artículos “La Cartuja de las Fuentes, una historia accidentada”. Nada ha sido fácil en la historia del monasterio y aún hoy en día se debate entre permanecer o desaparecer. Se habla de lo que se puede perder, de lo que se ha perdido y de lo irrecuperable. Dejamos para el olvido el retablo mayor (1769- 1770), documentado por Belén Boloqui, del que afortunadamente encontramos una fotografía antigua, la imagen corresponde al archivo Gudiol de Barcelona. El retablo fue obra de Carlos Salas, escultor catalán de estilo neoclásico, quien también realizó trabajos en la basílica del Pilar de Zaragoza y en la catedral de Huesca. En la guerra civil se destruyó el retablo, la sillería del coro, el facistol y el altar mayor. El mobiliario se ha perdido, pero aún quedan tapices de Bayeu en el museo provincial de Huesca, el tabernáculo depositado en la basílica del Pilar y la imagen de la Virgen de las Fuentes en la parroquia del Salvador en Sariñena.Desconocemos la verdadera riqueza del monasterio, a pesar de su humildad, lo que ha llegado a desaparecer nunca lo sabremos: mobiliario, pinturas, bocetos, ornamentos, imágenes, reliquias… y documentos. En el futuro sería correcto recuperar todo lo posible que corresponde al monasterio.

Arturo Morera en “Una historia accidentada” recogió los trabajos más importantes sobre el monasterio: “Primer Instituto de la sagrada Religión de la Cartuxa” de Joseph Valles (Barcelona, 1792), “Notas históricas sobre la Cartuja de Nuestra Sra. De las Fuentes” del sacerdote Miguel Supervía Lostalé (Huesca 1921) y la obra “Historia de los Cartujos Aragoneses”, del francés D. Roque Ausseil, que se encuentra depositada en la cartuja Aula Dei de Zaragoza. Hay documentos y testimonios como la información recogida en el diccionario histórico-geográfico de Madoz, las noticias del diario de Avisos, los Gozos a la Cartuja de las Fuentes del Cancionero Popular de la Provincia de Huesca… El monasterio aún tiene mucha de su historia por recuperar; recientemente Alberto Lasheras nos ha descubierto la figura Fray Manuel Bayeu y Gemma Grau nos ha desvelado “curiosidades y secretos de la Cartuja”, se puede encontrar en el portal digital “Desde Monegros”.

El bibliógrafo aragonés Félix de Latassa y Ortín (Zaragoza, 1735-1805) recoge los escritores aragoneses hasta su época. Entre sus páginas encontramos a P. Don Miguel Sanchez (1752), Prior de la Cartuja de las Fuentes  que escribió tres obras sobre el gobierno de las cartujas, sermones y elogios. Fue un reconocido comisario visitador de los monasterios de la orden cartuja. P. Don Bruno Josef Alloza (1965), natural de Alcorisa se retiró a la “Cartuxa de Nuestra Señiora de las Fuentes, muriendo en el monasterio en 1778. Escribió “Verdades del Padre Alloza y algunas cartas sobre varias dudas que se le propusieron”, la obra se conservó en la Cartuja y trataba de oficios, cargos y empleos en la orden de la Cartuja.

En la obra de Latassa aparecen recogidos diferentes autores sariñenenses. Don Mateo Calbete (1625), maestro de la Capilla de la Catedral de Huesca, trabajó diversas composiciones musicales con motivo a las fiestas de San Lorenzo, y en el arte musical “tenía créditos de sabio”. Antonio Durán Gudiol lo considera “ni ejemplar ni cumplidor en sus obligaciones”, pues no cumplía las tareas y no regresaba a tiempo tras sus ausencias. FR. Domingo Del Pico (1567), fue maestro en teología y considerado uno de los profesores más acreditados “en virtud y letras” de Aragón. FR. Domingo fue celebre predicador en la corte del emperador Carlos V, a quien acompañó a Flandes. Sus obras son sermones, escritos y cartas, pero muchos no llegaron a ser publicados. Latassa recoge la existencia de alabanzas a la figura de FR. Domingo, que aparecen en el libro del “Racional”, libro de la Villa de Sariñena, guardado en la Iglesia parroquial, que recogía las memorias de los hijos más ilustres de la villa. El maestro Guillermo Gorriz (1400), fue profesor de artes y teología en Zaragoza, siendo muy conocido por sus “buenos deseos en favor de los estudiantes pobres”, motivo al que dedicó su obra. FR. Lorenzo Angelo Espin y Salillas (1598), habitó en el convento del Carmen de Zaragoza. Como teólogo fue autor de ocho obras, destacando “Quaresma continuas de Ferias mayores” que consecutivamente predicó en la Colegial de Sariñena y en el real Monasterio de Sixena. El padre de FR. Lorenzo, fue diputado del reino de Aragón.

Publicau en Os Monegros el 18 de mayo del 2014.

Zancarriana w

Arquitectura efímera


 El tiempo transcurre mientras se desdibuja su figura, su forma se va desvaneciendo y el conjunto del monasterio languidece inevitablemente. Lentamente, a merced del transcurrir del tiempo, la arquitectura efímera se diluye. Es la derrota a mantener lo que por historia nos pertenece y deberíamos de transmitir y legar al futuro. Continúa espaldandose el tejau, se derrumba el chapitel, atrás queda el lucido esplendor de su antiguo tejado multicolor, de una armoniosa composición de tejas azules, verdes, amarillas y blancas. El cuadro ha de ir redibujándose a la vez que se va sucediendo el tiempo, borrar los trazos que perfilaron sutiles detalles de la torre en el amplio horizonte monegrino. Y se irán borrando los murales, las pinceladas se diluirán con la humedad, las composiciones pictóricas se desmoronan y dejan de transmitir la hermosa cualidad artística para la que fueron concebidas. Ahora son una enseñanza y muestran la desidia y el abandono, el arte en movimiento desquebrajándose y desprendiendo su piel, como un lienzo desgarrado y una fotografía desvelada a un destino perdido.

Hay ladrillos que se han desplomado y la vegetación se abre paso entre los huecos que van quedando. La enrona se acumula, la lluvia y el viento van encontrando su espacio, reclamando lo que se abandonó y ahora les va perteneciendo. Ha ocurrido con las primeras construcciones, casi completamente desaparecidas, residen en el eterno olvido. La vegetación reclama sus dominios, la naturaleza es sabía, pero no entiende de arte humano.

Y ahí permanece la vieja torre a la intemperie, obligada a permanecer despojada de sus vestiduras ante las inclemencias del invierno, ignorando si este año o al otro será el último que contemplará firme y erguida a sus amados Los Monegros, que tanto la han ignorado. Pues los años van sucediéndose, el deterioro cada día es mayor y el riesgo, el peligro, amenaza con más fuerza. El patrimonio no sobrevive al desprecio y las ruinas atestiguan lo que no heredarán las venideras generaciones. Nosotros somos testigos, quizá los últimos, y los responsables.

Publicau en Os Monegros el 4 de febrero del 2014.

Zancarriana w

Respuesta a la negativa de la DGA de adquirir la Cartuja de monegros


El paso de los años va deteriorando cada vez más el monasterio de la Cartuja de Nuestra Señora de las Fuentes de Los Monegros. El monasterio, declarado bien de interés cultural, Decreto 60/2002, de 19 de febrero, es Conjunto Histórico-Artístico desde 2002 y presenta un maravilloso conjunto mural pictórico de Fray Manuel Bayeu.

En el 2012 fue incluido en la “Lista Roja” del patrimonio español, lista de la asociación “Hispania Nostra” que recoge aquellos elementos del Patrimonio Histórico Español que se encuentren sometidos a riesgo de desaparición, destrucción o alteración esencial de sus valores.

La ciudadanía ha manifestado su apoyo al monumento, adhiriéndose numerosas asociaciones y apoyos personales al “Manifiesto por la Cartuja”, realizando una romería reivindicativa al monasterio y recogiendo firmas a favor de la conservación del monasterio.

En el año 1998 todos los partidos políticos de la comarca de Los Monegros firmaron una declaración por la Cartuja de las Fuentes, defendiendo el patrimonio en aplicación al interés social, solicitando su titularidad pública al gobierno de Aragón y su rehabilitación. Los representantes políticos, que suscribían la declaración, manifestaban que “no van a consentir que el deterioro evidente, palmario sería mejor decir, que sufre con carácter quizá irreversible la Cartuja perpetúe”. La declaración es firmada por el presidente de la comarca Manuel Conte Laborda, el alcalde de Sariñena Ángel Mirallas Marías y los portavoces Antonio Torres Millera, Alfredo Cajal Gavín, Rosa Pons Serena y José Antonio Martínez Val.

El monasterio ha sido objeto de proposición no de Ley como la núm. 74/98 presentada por los grupos Socialista, Partido Aragonés, Izquierda Unida de Aragón y Mixto, sobre la Cartuja de las Fuentes para su protección y conservación. También fue presentada la proposición no de ley núm. 183/08 por el Partido Popular, actual partido del gobierno. Radio Huesca (03/03/2009) recoge las declaraciones de la diputada autonómica del PP Ana Grande: “el propósito de la iniciativa es forzar al gobierno aragonés a la adopción de medidas urgentes para frenar el deterioro del monasterio y proceder acto seguido a su recuperación, antes de que sea demasiado tarde y los aragoneses perdamos un referente imprescindible de nuestro patrimonio cultural”. Es difícil de entender que ahora el partido en el gobierno rechace el monasterio a un precio muy aceptable y antes, cuando estaba en la oposición, reclamase su titularidad pública y su rehabilitación. Tanpoco es entendible ni comprensible el silencio de los cargos políticos del gobierno vinculados a la comarca de Los Monegros; de su silencio tan sólo podemos entender su negativa a que la DGA adquiera el monasterio.

La sociedad ha expresado su deseo que el monasterio pase a titularidad pública, conscientes de la oportunidad histórica que significaba el momento actual. La negativa añade frustración a un territorio inmerso en interminables litigios por su patrimonio emigrado, que observa con estupor que la DGA ni ha entrado en negociaciones. Es claro y simple de entender que el precio que el gobierno debía de condonar era completamente mínimo, por lo que la negativa de la DGA es una tremenda irresponsabilidad. Además, la falta de negociación denota nula voluntad por el patrimonio monegrino y un completo desprecio a la sociedad monegrina.

En relación a la excusa de la rehabilitación es clarificadora la postura de APUDEPA: “Para restaurar la Cartuja no hacen falta 16,5 millones de Euros que ha valorado el departamento de Patrimonio Cultural. Hace falta más profesionalidad, sentido de la economía, sensatez, coordinación y mucho sentido común. Apostar por la sociedad frente a los negocios corruptos.”

Se entiende que con la actual crisis existan prioridades sociales, pero un gobierno responsable con su patrimonio debe de ser consciente de la importancia de preservar y planificar planes técnicos de conservación a largo plazo. Existen fórmulas como la inclusión del monasterio al Plan Director de Monasterios que tiene programado el propio Instituto de Patrimonio Cultural de España (IPCE) y alternativas a valorar para realizar actuaciones y preservar el cenobio. La negación tan sólo demuestra la completa desconsideración de la DGA a nuestro patrimonio.

Publicau en Os Monegros el 31 de diciembre del 2013.

Zancarriana w

Canciones populares a Nuestra Señora de las Fuentes y otras de Sariñena


 Las canciones aparecen en el libro “Cancionero popular de la provincia de Huesca”, de Juan José de Mur Bernad, publicado por la Diputación General de Aragón.

Rogativa a la Virgen de las Fuentes

Virgen de las Fuentes, madre del rosario, ¡oh madre amorosa, consuelo de tantos!.

Gozos a Nuestra Señora de las Fuentes

Pues con afectos fervientes te ofrecen piadosos gozos, amparad a tus devotos, madre de Dios de las fuentes, madre de Dios de las fuentes.

El polvo a pesar del viento reconoce tu excelencia, y guardando reverencia en tu rostro no hace asiento, y por este portento te adoramos reverentes, te adoramos reverentes.

Para los pobres

El rosario de por la mañana es para los pobres que no tienen pan, que los ricos se están en la cama tocando la tripa de hartos que están.

Tengo un problema en mi casa

Suegra, mujer y cuñada, tengo un problema en mi casa; suegra, mujer y cuñada ellas comen lo que quieren y aún me tratan a patadas. Y aún me tratan a patadas… Tengo un problema en mi casa.

Cante alegre el ruiseñor

Ya amanece la aurora con su surco alrededor, ya amanece la aurora con su surco alrededor, y las preciosas flores se visten de colores, como los rayos del sol, inundando la campiña con su alegre resplandor, sobre el astro mayor, sale saludando a las aves, a las aves y a la flor. Cuando amanece la aurora, cuando el pastor canta y llora, canta alegre el ruiseñor, cante alegre el ruiseñor.

Publicau en “ Os Monegros el 16 de junio del 2013.

– Enlace relacionau:

Manifiesto por la Cartuja de Nuestra Señora de las Fuentes de Los Monegros


El monasterio de la cartuja de Nuestra Señora de las Fuentes se encuentra ubicado en la comarca aragonesa de Los Monegros. Es un monasterio de estilo barroco, construido en el siglo XVIII y es un conjunto declarado Bien de Interés Cultural y conjunto Histórico Artístico desde el 2002. Actualmente es de titularidad privada y presenta un estado de conservación semi-ruinoso. El conjunto es un referente patrimonial y cultural de la comarca de Los Monegros, del que destaca el gran conjunto pictórico mural de Fray Manuel Bayeu.

Ante el actual proceso de negociación, entre los propietarios del inmueble y el Gobierno de Aragón, consideramos necesario que la administración aragonesa adquiera su propiedad para garantizar la protección del monasterio. Desde las diversas asociaciones, y ciudadanos a título particular, manifestamos nuestro apoyo al Gobierno de Aragón para que asuma su titularidad y, debido a su mal estado de conservación, asegure su conservación.

El monasterio de la cartuja de Nuestra Señora de las Fuentes es un símbolo para la comarca de Los Monegros y una firme apuesta por el desarrollo turístico y cultural para nuestra comarca, así como un futuro motor económico de un desarrollo sostenible, del que no podemos prescindir. Esperamos encontrar una solución que evite la desaparición del monasterio, y que se ejecuten las necesarias obras de mantenimiento, conservación, puesta en valor y promoción.

Toda asociación que quiera adherirse puede hacerlo a través de este blog.

Participar a través de facebook en “Salvemos la Cartuja de Monegros”.

Adhesiones: 

  • – Asociación Monegros Empresarial. Web
  • – Asociación Cultural Quio.
  • – Asociación Cultural y Recreativa Casino de Sariñena.
  • – Os Monegros (https://osmonegros.com/).
  • – Asociación Tradiciones Equinas “Añoranza” de Sariñena y Monegros”.
  • – Asociación de consumo responsable “La capaceta”. Web
  • Acción pública para la defensa del patrimonio aragonés (APUDEPA). Web
  • – Asociación de mujeres y consumidores Monegros de Sariñena. Web
  • – Instituto de Estudios Altoaragoneses (IEA). Web
  • – Asociación José Antonio Labordeta de Jorcas (Teruel).
  • – Asociación de Mujeres y Consumidores de la Cartuja de Monegros.
  • – Colectivo “La Trova Sariñenera”.
  • – Asociación Cultural Senense.
  • – Asociación Provincial de Empresarios de hostelería y Turismo de Huesca.
  • – Portal “saridigital.es”
  • – Portal “Desde Monegros”
  • – Asociación Artemonegros. Web
  • – Asociación “Hispania Nostra”. Web
  • – Ecologistas en Acción Huesca. Web
  • – Asociación de mayores “San Antolín” de Sariñena.
  • – Afammer Sariñena.
  • – Rolde de Estudios Aragoneses. Web

Apoyos personales

  • – Dr. Sergio Baches Opi. Promotor General del Instituto Estudios Sigenenses “Miguel Servet” (Michael Servetus Institute). Web
  • – José Ignacio Calvo Ruata. Historiador del Arte.
  • – Víctor Pardo Lancina. Periodista.
  • – Joaquín Ruiz Gaspar. Promotor iniciativa.
  • – Manuel Antonio Corvinos Portella. Escritor.
  • – Salvador Trallero. Editor “Sariñena Editorial”.
  • Eugenio Monesma Moliner. Director de cine etnográfico.
  • – José María Paraled Campos, Historiador y Director de Tempero en Aragón TV.
  • – Joaquín Pisa Carilla. Escritor.
  • – Ánchel Conte Cazcarro. Escritor.
  • – José Manuel Ayuda Laita. Empresario.
  • – Carlos Forcadell Álvarez. Director de la Institución “Fernando el Católico”. Web
  • – Azucena Elbaile Mur. Empresaria.
  • – Javier Blasco Zumeta. Maestro. Asociación de Amigos de Los Monegros.Web
  • – Alberto Lasheras Taira. Estudioso de los Monegros.
  • – Fernando González Seral. Fotógrafo. Web
  • – Oscar Sipán Sanz. Escritor.
  • – Antón Castro. Escritor. Web
  • – Jesús Posac. Gastrónomo.
  • – Victoria Fortuño. Periodista.
  • – Patricia Puértolas Alegre. Periodista.
  • – José Antonio Adell Castán y Celedonio García Rodríguez. Profesores y escritores.
  • – Belén Boloqui Larraya. Catedrática de la Escuela Universitaria de Zaragoza.

Repercusión en los medios:

Publicau en “ Os Monegros el 21 de marzo del 2013.

Bernabé Romeo, Goya y la Cartuja de las Fuentes


Bernabé Romeo, Goya y la Cartuja de las Fuentes

 Bernabé Romeo

 En 1981 se anuncia al público la venta pública en subasta de una posesión titulada “las Fuentes”: “Sita en el término de Sariñena, compuesta de un monte dividido en dos cuartos llamados el uno Matical y el otro de las Negras, de olivares, viña, una huerta, tierras de labor y de pastos; un edificio que fue convento de Cartujos de Nuestra Señora de Las Fuentes, tres casas y dos encerraderos de ganados, cuya posesión tiene unas dos mil fanegas del marco de Huesca, o sean mil cuatrocientas y treinta hectáreas y treinta seis áreas equivalentes a dos mil doscientas fanegas del marco real aproximadamente y linda por el N. con el cuartel de la señora viuda de Olivan, por el E. con el río Isuela, y cuarto de San Juan propio de D. Jorge Laguna, por el S. con el mismo cuarto y con el monte Pallaruelo y Sariñena y por el O. con el término del pueblo de Lanaja”. El procedimiento se abre ante la rescisión de un préstamo al Banco Hipotecario de España por parte de D. Bernabé Francisco Romeo y Belloc.

Así acababa la aventura comenzada en 1877 de convertir el monasterio de la Cartuja de  las Fuentes en un balneario. El propietario Bernabé Romeo hipotecó el monasterio para hacer un hospedaje en sus dependencias y aprovechar las aguas medicinales de la “Fuente del Milagro” para crear un balneario. Las aguas son sulfato-nitratadas, muy indicadas para la curación de enfermedades de la piel, estómago y vejiga. El monasterio había pertenecido a la familia Romeo desde que se produjo la desamortización de Juan Álvarez de Mendizábal en 1836. El monasterio fue adquirido por su padre Francisco Romeo Martínez de Bengoa, quien fue enterrado, junto a una hija de  Bernabé Romeo, detrás del altar de la Cartuja. Los restos fueron retirados de su lugar, donde también se encontraba un templete del apóstol Santiago que el propio Bernabé donó a la Basílica del Pilar de Zaragoza.

Bernabé Romeo destacó por ser un excelente poeta, una gran figura que mereció la atención de la escritora de Estadilla Elena Chazal en “La Cartuja de Monegros y el poeta Bernabé Romeo”, artículo publicado en el diario del Altoaragón. Gracias a que la hija del poeta, María de la Carrodilla, conservase el diario y los escritos de su padre, Elena Chazal prepara un libro sobre la vida del poeta, también estadillano, Bernabé Romeo y Belloc. Obra que esperamos con gran expectación, pues aportará gran información histórica sobre el monasterio tras la desamortización.

“Qui no abra cuan llame al que tiene fame, ¡Día llegará que chemecará!” La frase de Bernabé Romeo define el gran sentido de solidaridad que tenía, solidaridad que transmitió a su hijo Leopoldo quien creó en Madrid los comedores de caridad “para pobres vergonzantes”, inaugurados por el rey Alfonso XIII. Leopoldo fue gran amigo del Conde de Romanones, heredó la pasión por la escritura de su padre y creó el periódico “Informaciones”. Con el General Primo de Rivera se batió en duelo a “sables sin filos”, debido a que el dictador pretendió cerrar su periódico.

Elena Chazal destaca varios hechos sorprendentes, uno es la presencia de un sobrino de Goya al servicio de la familia Romeo. Pero un hecho muy importante es el testimonio de un familiar de la familia Romeo, Fernando Romeo, quien narra la historia de haber oído contar que Francisco de Goya veraneaba en el Cartujo de Los Monegros, supuestamente cuando se encontraba su cuñado Fray Manuel Bayeu. Cuentan que: “En el monasterio de la Cartuja pasó Goya largas temporadas y dicen que se distraía con su afición favorita, trazando dibujos por las paredes de la casa y tal vez pinturas de las que no quedan restos, pues entonces los que allí vivían no valoraban su labor y mandaban pintar encima de sus bocetos, en cuanto él se iba”.

Fray Manuel Bayeu falleció en 1809, los cartujos abandonaron el cenobio durante el trienio liberal (1820-1823), en 1828 murió Francisco de Goya, en 1836 se realizó la desamortización de Mendizábal y hasta unas décadas más tarde no pasó el monasterio a las manos de la familia Romeo. No existe una relación directa que pueda dar validez al testimonio de la presencia de Goya en el Cartujo monegrino, pero tanpoco parece que pueda ser desmentida. En el libro “Cartas de Fray Manuel Bayeu a Martín Zapater”, del historiador José Ignacio Calvo Ruata, Bayeu se lamenta de la falta de correspondencia con su cuñado Goya, casado con Josefa Bayeu, una perdida de comunicación desde que el matrimonio se trasladó a Madrid en 1775. Pero nos queda un gran interrogante por contestar: ¿Estuvo Francisco de Goya en la Cartuja de Monegros?.

Publicau en “ Os Monegros el 8 de febrero del 2013.

– Enlaces relacionaus:

Unas pinturas controvertidas en el Cartujo de Los Monegros


Unas pinturas controvertidas en el Cartujo de Los Monegros

La cartuja de Monegros presenta un magnifico conjunto mural-pictórico que recorre las paredes y bóvedas de la iglesia, la capilla del Sagrario y el claustrillo de capillas del monasterio. Los murales, de estilo tardío barroco, consisten en más de 250 composiciones de pinturas al fresco y fueron realizadas por Fray Manuel Bayeu y Subías, magnifico pintor que ingresó en la Cartuja de las Fuentes el 3 de diciembre de 1760 y profesó como cartujo el 29 de junio de 1772. Su hermano Francisco Bayeu fue uno de los principales pintores de la corte de Carlos III que, junto con su hermano Ramón, realizó trabajos en la basílica del Pilar de Zaragoza, trabajos que fueron motivo de conflicto con su cuñado Francisco de Goya.

Además, en Los Monegros, Fray Manuel Bayeu decoró la capilla de San Pedro Arbués, en la iglesia parroquial de Lalueza; también pintó una galería de retratos de las prioras en el monasterio de Villanueva de Sigena, pinturas que fueron destruidas en la guerra civil de 1936-1939 y  en Leciñena, en el santuario de la Virgen de Magallón, donde pintó en las bóvedas y en los muros un ciclo pictórico hoy en día desaparecido.

Los frescos: “Son composiciones armoniosas, de colores gratos de gamas claras, repertorio iconográfico bastante convencional y figuras de amables poses estereotipadas. Son peculiares de Bayeu los personajes algo pesados y la aplicación cruda del color, carente de la sutileza de toques evanescentes y lumínicos que otros artistas de su tiempo sí presentan”,manifiesta  José Ignacio Calvo Ruata en el capitulo de “La cartuja de Nuestra Señora de las Fuentes” en el libro Comarca de Los Monegros.

Pero entre los pasillos del claustrillo de las capillas destacan un conjunto de pinturas que nada tienen que ver con el conjunto de Fray Manuel Bayeu. La comparación de las imágenes con el mediático “Ecce Home” es inevitable en estos días, comparables en el sentido de ser unas pinturas de un contrastado nivel artístico, de responder a un atrevimiento de una persona a pintar en un lugar de un alto valor pictórico y a representar un atentado a la armonía del conjunto pictórico mural del cartujo monegrino. Las controvertidas pinturas fueron realizadas hace más de 70 años por una familiar de los propietarios. José Ignacio Calvo Ruata es el mayor estudioso de la figura y obra de Fray Manuel Bayeu y, tras conocer la noticia de las pinturas añadidas del Cartujo como “Un desastre pictórico más en Aragón”, manifestó que las desafortunadas pinturas se enmarcan en el lugar donde fueron arrancados los lienzos de Bayeu y que, actualmente, se encuentran depositados en el museo de Huesca. Consultando la red digital de colecciones de museos de Aragón, del Cartujo aparecen catalogados unos 17 lienzos de Bayeu, de los que solamente unos pocos se encuentran en exposición; la visita al museo es mucho más que recomendable.

Pero si es denunciable el destrozo de una pintura en Borja, también son denunciables las diversas y continuas agresiones que ha sufrido el Cartujo de Los Monegros, especialmente el conjunto artístico-pictórico de gran extraordinario valor. La obra ha sufrido los efectos de haber sido utilizado el edificio de la iglesia como silo, de haber sido perforados muchos murales para colocar colgaderos, cuando fue usado como balneario; continúan afectando las humedades, se observan grietas, y pequeñas partes de los murales se desprenden de las paredes. El edificio se agrieta, el tejado de la torre se encuentra casi derrumbado, las ventanas permiten el paso del viento, la lluvia e incluso de pájaros, que excrementan por los pasillos del cenobio. Al claustro semi-ruinoso se le va apoderando la vegetación, el inadmisible abandono es una agresión en si misma. No son necesarias grandes inversiones para mantener el monasterio en unas mínimas condiciones de dignidad, aún menos en estos tiempos de crisis, pero sí es necesario garantizar su preservación y protección para evitar lo que parece una inevitable condena a su desaparición.

Publicau en “ Os Monegros el 21 de diciembre del 2012.

La cartuja de monegros en la “Lista Roja”


La cartuja de monegros en la “Lista Roja”

* Vista aérea del cartujo.

La asociación de defensa, salvaguarda y puesta en valor del Patrimonio Cultural español Hispania Nostra, ha incluido al monasterio monegrino de“La Cartuja de Nuestra Señora de las Fuentes” en la “Lista Roja del patrimonio”. Según la asociación la “Lista Roja” aspira a recoger aquellos elementos del Patrimonio Histórico español que se encuentren sometidos a riesgo de desaparición, destrucción o alteración esencial de sus valores.

Ver ficha de la Cartuja en la “Lista Roja”

 

* Pinturas muy deterioradas de la iglesia del monasterio.

El riesgo para la cartuja de monegros es “el deterioro progresivo de sus elementos arquitectónicos y artísticos por abandono y, muy especialmente, riesgo de mayor pérdida en las pinturas murales. Existe un alto riesgo de hundimiento del chapitel de la torre”.

* Chapitel de la torre.

Publicau en “ Os Monegros el 29 de octubre del 2012.

Breve retrospectiva reivindicativa de la Cartuja de Las Fuentes


Breve retrospectiva reivindicativa de la Cartuja de Las Fuentes

* Fotos de Pablo Otín.

Un rendido homenaje al ilustrísimo monegrino Antonio Beltrán Martínez es ser conscientes de su valor profesional, doctor en Filosofía y Letras, Licenciado en Derecho, Catedrático de Historia y entre muchos más meritos gran conocedor, amante y divulgador de su tierra. A Antonio Beltrán hay que recordarlo comprendiendo que su saber no ha de ser palabras inútiles y vacías, sino palabras que comiencen a construir nuestro futuro. Hemos de reconstruir nuestros cimientos, nuestro pasado, para así despegar por fin esta hermosa tierra de Los Monegros.

Indudablemente, Antonio Beltrán defendió el monasterio de los hijos de San Bruno,  en el paraje conocido por “La Virgen vieja”, el monasterio que se construyo en 1507  y que fue reconstruido en el siglo XVIII en estilo Barroco, obra de Ventura Rodríguez. Algunas de sus palabras sobre el monasterio se trascriben a continuación, para la reflexión, con la perspectiva del tiempo sucedido:

El anhelo de buscar y encontrar solución a una anómala situación, resulta grotesca cuando reclamamos con justicia y tesón la devolución de bienes detentados injustamente fuera de nuestro territorio, mientras dejamos que se pierdan otros que deberíamos conservar”.

“La Cartuja de Sariñena camina velozmente a su desaparición. Luego, cuando no tenga remedio, lo lamentaremos, lloraremos y hasta trataremos de recuperarla”.

“Nadie intenta de remediar la ruina y no tengo que pedir perdón por la insistencia”.

“Pues ahí está la Cartuja, esperando patronos, esfuerzos y no inútiles lágrimas póstumas”.   

Pero el Cartujo de Monegros nunca ha sido olvidado del todo. Es en octubre de 1998 cuando una foto, con el ganado entrando al monasterio, causa un gran efecto en la sociedad aragonesa y muy especialmente en la monegrina. Por aquel entonces Víctor  Pardo Lancina trabajaba en el Centro de Desarrollo de Monegros, como responsable de prensa, y fue su amigo Pablo Otín quien inmortalizó la impactante instantánea. En palabras de Víctor  Pardo Lancina se explica perfectamente la circunstancia de la histórica foto:

“En este tiempo el Centro y la Mancomunidad, todavía no habían llegado las comarcas, trataban de proteger el patrimonio y buscar soluciones, en particular para la Cartuja. Iniciamos conversaciones con las propietarias para buscar algún acuerdo de cesión, alquiler u otra fórmula que viniera a preservar el conjunto, pero no hubo manera. Decidimos presionar de alguna forma a través de la opinión pública y las instituciones poniendo de relieve la situación de abandono y casi de desprecio por el inmueble, y la solución nos la facilitaron las ovejas. Con esta imagen se reveló la magnitud del problema y los políticos del Gobierno de Aragón se vieron en la obligación de pronunciarse, lo que a la vista de los resultados no sirvió de mucho. La Cartuja, no obstante, y desde este momento, estuvo en el listado de exigencias relacionadas con la historia y la riqueza turística de Los Monegros. Y ahí sigue…”.

              

Es también en 1998 cuando Salvador Ariste Latre escribió, en la revista “Quio”, que la administración autonómica era incapaz de ejercer una política cultural coherente con las necesidades del territorio monegrino. En el artículo “El futuro de la Cartuja de Nuestra Señora de las Fuentes: al servicio de la comarca y de sus gentes. A propósito de un Parque Cultural de Los Monegros” expuso la dificultad y dilatación del tramite de la declaración del monasterio como “Bien de Interés Cultural”. Salvador puso hincapié en la necesidad de restaurar “el bastión cultural de Los Monegros” e hizo un llamamiento a la sensatez para evitar el deterioro y aprovechar su recuperación para el bien común y para el disfrute de nuestro patrimonio histórico-artístico

En el 2001 surge una polémica a raíz de un artículo de Miguel Ángel Acín, publicado en el Heraldo de Huesca, donde el autor erróneamente y sin conocimiento de causa aludía a un inexistente horario de visitas, a quien respondía por el entonces guía del monasterio, José María Paraled, matizando que el horario de visitas del monasterio era matinal todos los domingos del año. José María criticó al autor del artículo por describir una situación de “olvido” del Cartujo, exponiendo José María Paraled la existencia de un plan director “Cartuja 2007”, apoyado por D.G.A., D.P.H. y ayuntamiento de Sariñena, que aunque generó esperanza, dio nulos resultados.

Ahora somos nosotros/as quienes tenemos la capacidad para defender nuestro patrimonio, para no dejar en herencia un gran monasterio desaparecido por el olvido. ¿Serán las ruinas de nuestro cómplice silencio? o ¿será el monasterio del Cartujo de Los Monegros?

“Y ahí sigue…”

Publicau en “ Os Monegros el 6 de octubre del 2012.

– Posts relacionaus: