Archivos Mensuales: mayo 2015

Real Monasterio de Sigena


Real Monasterio de Sigena

 *Foto: Acuarela de la sala capitular.

Madoz

Diccionario Geográfico – Estadístico – Histórico 

1845-1850

real monast. en la prov. de Huesca, part jud. de Sariñena, dióc. de Lérida, SIT. en la hondonada ó valle que forma el r. Alcanadre á 300 pasos N. de su orilla izquierda y á 1/4 de hora O. de Villanueva. El sitio donde está fundada esta real casa es melancólico y mal sano; en cuyas circunstancias se apoya la razón de permitir á las señoras que salgan á pasear por los alrededores hasta la dist. de una hora; á sus casas nativas por un año, y á los baños cuando el estado de su salud lo exige. Así, cuando el concilio de Trento decretó ó mas bien restableció en su vigor la clausura para todos los conv. de mujeres, el de Sijena, fundándose especialmente en la insalubridad del clima, sostuvo una larga y vivísima lucha con los ob. de Lérida y los castellanos de Amposta, como priores de la orden de San Juan en la corona de Aragón, é impetró del Pontífice la exención de clausura, que aun conserva. Con no menos constancia había contrarrestado durante los siglos XIV y XV la pretensión de los mismos castellanos, de ponerla bajo su jurisdicción, lo cual evitaron las religiosas, sometiéndose directamente á la autoridad del gran maestre de Malta. El primer edificio que se construyó en tiempo de Doña Sancha, reina de Aragón, esposa de Alfonso II hacia el año 1181, es un cuadrilongo, en cuyo centro hay un patio descubierto adonde dan las puertas y locutorios de las señoras. Este edificio ó sea el monast. ant. se halla como oculto y estrechado entre las nuevas construcciones hechas por las mismas religiosas para su habitación y á su gusto y expensas, faltando á su exterior aquel conjunto uniforme y grandioso que aparece en las fáb. destinadas á la vida de comunidad, en que la institución lo es todo y el individuo nada. Y sin embargo, cuadra mejor á la vista esta falta de plan y concierto, que si un arquitecto del siglo pasado se hubiera propuesto reedificarle en regla, convirtiéndolo en un cuadro monótono. Siquiera ahora el rojo color de sus paredes, las torrecillas que lo flanquean, los fuertes y salientes estribos que lo aguantan, y el mismo desorden é irregularidad de las ventanas le prestan de lejos una ilusión de antigüedad. Siquiera al buscar la entrada del monast., el artista algo burlado en sus esperanzas, se detiene de pronto ante el ant. ápside de la iglesia, que asoma por fuera de la moderna envoltura, y le contempla en su esbelta convexidad, flanqueado por otro mas pequeño, con el cual formaría antes colateral el cuerpo cuadrado que corresponde al moderno panteón de las religiosas, manifestando que á cada lado de la capilla mayor existieron otras dos semicirculares aunque menos profundas, de cuyas laboreadas ménsulas cuelgan festones de yerba; en el centro de cada uno se ve una ventana bizantina como para ostentar el grueso del muro. Después de pasado el dintel de la puerta á la der. del primer patio corre á lo largo la fachada lateral del templo flanqueaos por robustos machones, adornada con ventanas bizantinas y sostenida su cornisa por esculpidas ménsulas de adornos y formas caprichosas. A un lado está la única puerta del templo, obra de la edad media; 13 arcos cilíndricos, disminuyendo en gradación, apoyados en otras tantas columnas a cada lado, sin contar otros mas pequeños y menos salientes, y las angulares aristas que entre arco y arco asoman, forman una ancha bóveda semicircular, que con luz mas opaca y con vista menos perspicaz imitaría el efecto óptico de una larga galería vista de frente, y en cuyo fondo se abriera la puerta. Todo respira una sencillez que raya en rudeza; las columnas están sin base y apoyadas sobre un ancho banco de piedra, y la mitad de ellas interpoladas con las otras, sin capiteles, riqueza principal del género bizantino. Formando ángulo con la portada, se eleva un antiguo y bajo campanario, al parecer no concluido, al pie del cual se ve un tosco nicho can una grande y maciza urna sostenida por cuatro pilares. Ningún resto de adorno ni de inscripción se observa en aquella mole cuadrilonga; pero la tradición dice que allí descansa Rodrigo de Lizana, muerto en Muret con su rey Pedro II; su piadosa hermana Osenda, priora entonces del monast., ya que no pudo enterrarle en la misma iglesia, privilegio en aquel tiempo rarísima vez concedido, le levantó un sepulcro a la entrada. Otra tumba igual existía enfrente, que destruyeron en 1809 los franceses, y otras habrían ya desaparecido, si es cierto lo consignado en la historia., de que todos los caballeros fenecidos en torno do Pedro II en aquella infeliz jornada, ocupaban después de muertos el atrio cono una guardia de honor, y debieron al hijo ó nieto de su rey honrosas sepulturas que suponen contemporáneas de la portada. La iglesia de este monast., que es severa y de gusto bizantino, se encuentra hoy blanqueada y casi enteramente disfrazada; aunque dividida de su parte inferior, que ocupa el coro cerrado de las religiosas, en su ancho crucero y sencilla cúpula, no deja de respirar cierta grandiosidad, por sus pilastras, cornisas y pesados capiteles con que la revistieron osados reformadores. Fastuosas inscripciones sepulcrales alfombran el pavimento y las gradas del presbiterio. Un monumento barroco se presenta desde luego sobre la der. en el crucero, cuya historia es mas interesante que su arquitectura. Allí yacen las dos hermanas Olivon, ambas prioras, promediando el siglo XVI.

Monasterio de Sigena

* Monasterio de Sijena.

Encima de este sepulcro cuelgan en derredor algunos retablos sobre fondo dorado, que representan á los apóstoles, y que formarían parte del altar primitivo. Una antiquísima pila recuerda allí mismo los tiempos en que Sijena servia de parr. á los dependientes del monast. Dos arcos rebajados ocupan el frente de este brazo der. del crucero el uno sirviendo de nicho de un sepulcro sin inscripción, y el otro dando paso á la oscura capilla de la Trinidad, fundación de una condesa y fáb. de un moro en el siglo XIV. Tres sepulcros de madera puestos en alto es lo único que registra el curioso á la luz de una vela; flores doradas los esmaltan; blasones de familia los distinguen; hermosas efigies pintadas en su tapa de ataúd eternizan las facciones de aquel polvo antes animado. El de en medio entreabierto deja ver los huesos y las ropas de la fundadora, la condesa de Barcelós, la viuda de D. Pedro de Portugal mas arriba citada; la belleza de su retrato es portentosa; sus galas manifiestan que no profesó, sino que se retiró simplemente al monasterio, y sus apellidos de Giménez Cornel manifiestan haber sido de origen aragonés; los dos sepulcros de cada lado ofrecen una efigie de religiosa. En forma, colocación, adornos y belleza de las efigies son muy semejantes á los ya descritos, los dos sepulcros del brazo izquierda del crucero, de los cuales el uno contiene los restos de una priora de la ilustre familia de Erill; el otro los de una simple religiosa, pero vástago de la desgraciada estirpe de los condes de Urgel. En el frente de este brazo del crucero se abre un grueso arco de medio punto, desnudo de adornos y molduras, sostenido á cada lado por dos columnas bizantinas de lisos capiteles, é introduce á la capilla llamada de la Parroquia ó de San Pedro, aunque el altar colocado á la der., y que es de los últimos tiempos del gótico, pertenezca á la Virgen de los Dolores, y el santo titular no ocupe allí sino un lugar muy subalterno. Su bóveda de aljibe y el espesor de los muros dan á aquella capilla, ó por mejor decir panteón, una apariencia de subterráneo, del cual no desdeciría la opaca luz de las ventanas bizantinas, que se estrechan hacia afuera hasta llegar á ser rendijas, si no penetrara harto copiosamente por una de ellas, que desmochada de intento, presenta una extraña y casi arábiga figura. Los bancos, que corriendo alrededor le dan una apariencia de coro, reúnen en ciertos aniversarios á las religiosas, que ruegan por los regios difuntos allí sepultados. Las toscas urnas ocupan en toda su extensión los nichos formados por un arco algo rebajado y sin más adornos que las sencillas molduras que los coronan apoyadas en pequeños y lisos capitales que les sirven de adorno y de remate. La grosera pintura con que se han embadurnado los arcos hacen casi imposible leer las ant. inscripciones pintadas en ellos, únicas á que se lió al parecer la memoria de aquellos personajes. Sin embargo, aquella madre en medio de sus tres hijos y el recuerdo de su tan distinta historia, presta á aquel sombrío recinto, á mas de la veneración á la antigüedad, el interés de un cuadro de familia. Ocupa el primer nicho á la izquierda Dulce, que unió casi la cuna con el sepulcro; su madre ofreció á Dios la virginidad de su hija predilecta; pero Dios le exigió el sacrificio de su vida, llamándola á si á los 11 años de su edad y á los nueve meses de religiosa. El sepulcro inmediato tiene la inscripción borrada, si bien en una memoria ant. sobre los hechos de Doña Sancha se dice que fue «sepultada la condesa Leonor al lado de Sor Dulce.» En el nicho de enfrente yace el rey D. Pedro II, muerto en el cerco del cast. de Muret; y en el último nicho mas cercano al altar, la fundadora, que murió 6 años después que la condesa de Tolosa y 5 antes que el rey D. Pedro. No siempre aquel sepulcro estuvo, como en el día, desnudo de toda memoria y distinción; dos siglos hace que se veían aun pintadas en él, desde los tiempos de la priora Doña Oseada de Lizana, la efigie de la fundadora y los pasajes de su vida, y su alma llevada por dos ángeles al cielo; si el tiempo y los indiscretos embadurnamientos han hecho desaparecer aquellas antiquísimas pinturas, no es que haya dejado de ser el sepulcro uno de los mas preciosos tesoros para las religiosas, altar de oraciones y estímulo de virtudes.

Después de la tumba de la fundadora, y cruzando las grandes puertas que cierran el coro situado al nivel de la iglesia y á los pies de su nave principal, se venera en un altarcito lateral á la antiquísima Virgen de Sijena, pequeña efigie ennegrecida por los siglos, que trocó su humilde altar de parr. por una morada regia, y sus aldeanos adoradores por monarcas y princesas; viendo pasar inmóvil desde allí durante tantas generaciones á la flor de la nobleza de Aragón, consagrada á su servicio. Solemne y majestuosa liturgia hizo su asiento en aquel coro. La armonía y gravedad en el canto, el número de cantoras, los sobrepellices de ricas y delicadas telas, los grandes cetros de plata que empuñan al entonar los himnos y salmos, la solemnidad en cantar los Evangelios, la majestad en ofrecer incienso al Altísimo, son tradiciones y ceremonias dignas de una metrópoli venerable.

Portada del monasterio de Sigena con sus trece arcos.

* Portada del monasterio de Sijena con sus trece arcos.

Reálzalas, y no poco, el hábito de las que ocupan á uno y otro estrenáosla sillería; hábito, que á la modestia y sencillez religiosa, reúne la elegancia cortesana; una especie de concha sujeta sobre la frente la blanca y ahuecada toca; desciende hasta la mitad del cuerpo un justillo negro ajustado á la cintura, prendido con una cruz sobre el pecho, y bastante entreabierto para dejar ver la bien plegada camisa; negra es la túnica y negro el manto que en los actos solemnes revisten, y qué bajando en graciosos pliegues de sus espaldas y de sus brazos hasta arrastrar por el suelo en forma de cola, ostenta sobre el hombro la blanca cruz de Malta.

Un tall, que reemplaza á la cruz, es lo único que distingue á las religiosas conversas, llamadas con este motivo medias cruces, cuya cuna ya que no aristocrática, suele pertenecer á una honrada medianía. Un traje no menos lindo, pero más apropiado á su edad y candor, usaban las niñas educandas ó escolaras, que crecían dentro de aquel santo recinto, para acostumbrarse desde muy temprano á la soledad, ó para fortalecerse contra los peligros del mundo en que iban á brillar. Sin embargo, el edificio dista mucho de la elegancia de sus moradoras; las habitaciones son espaciosas, pero faltas de adorno y de risueño aspecto; el claustro, aunque bizantino, se ve desfigurado por las capillas construidas posteriormente alrededor, cerrado con claraboyas, y por fuera revestido de ladrillos, cuyos arcos dejan ver los ant. de piedra, tan sencillos y hasta rudos como todo lo restante. La única pieza notable es la capitular, rica en pinturas y en adornos, que por su construcción y artesonado pertenece al siglo XVI, no menos que la portada y el techo plateresco de la capilla de mármol, situado á un extremo de ella, en la cual se venera á Jesucristo en el sepulcro con la Virgen y sus compañeras.

Publicau en “ Os Monegros el 13 de octubre del 2011.

Zancarriana w

Anuncios

Tardienta


Tardienta

*Foto:Tardienta.

Madoz

Diccionario Geográfico – Estadístico – Histórico 

1845-1850

l. en la prov. Part. jud. y dióc. de Huesca (3 leg,), aud. terr. y c. g. de Zaragoza, S I T. en llano con buena ventilación y CLIMA saludable; las enfermedades comunes son fiebres intermitentes. Tiene 300 CASAS; una escuela de instrucción primaria; casa consistorial y cárcel reunidas en un mismo local; igl. parr. (la Aparición de Santiago), cuyo curato es de segunda clase, de provisión del cabildo de la Sta. Igl. cated. de Huesca. El TÉRM. confina N. Almudevar; E. Barbues; S. Leciñena, del partido de Zaragoza , y O. Alcalá de Gurrea; en él se encuentran 3 ermitas dedicadas á Ntra. Sra. de Gracia, San Nicolás y Sta. Águeda. El TERRENO es de buena calidad, la parte montuosa contiene bosques arbolados para el combustible y carboneo y canteras de piedra de yeso. Los CAMINOS son locales de herradura, PROD. trigo, cebada, centeno, avena, vino, cera, miel, legumbres, hortalizas y pastos; cría mucho ganado lanar y caza de varias especies, POBL. 101 vec, 624 alm. RIQUEZA  IMP.  137,920 rs. CONTR . 18,079.

Canal de Monegros

* Foto: Canal de Monegros.

Por Tardienta va el canal
que ha de regar los Monegros
“pa´hacer” del Altoaragón
más que la ribera del Ebro.
Tardienta con ser Tardienta
y tanto ferrocarril
de no ser por el canal
de sed se iba a morir.

Publicau en “ Os Monegros el 12 de octubre del 2011.

– Enlaces relacionaus:

Los dancantes de Tardienta.

Tardienta es diferente.

Zancarriana w

Sena


Sena

 *Foto: Ayuntamiento de sena.

Madoz

Diccionario Geográfico – Estadístico – Histórico 

1845-1850

l. con ayunt. en la prov. de Huesca, part. jud. de Sariñena, aud. terr., c. g. de Zaragoza, diócesis de Lérida SIT. sobre una colina, á la márg. izq. del r. Alcanadre, con buena ventilación, y CLIMA sano; las enfermedades comunes, son fiebres intermitentes. Tiene 160 CASAS, una escuela de instrucción primaria dotada con 1,000 rs. vn., concurrida por 25 alumnos; una iglesia parr. (La Asunción de Ntra. Sra) cuyo curato es de primer ascenso de patronato del monast. de monjas de Sigena; contiguo á ella hay un cementerio, y otro fuera de la población El término confina con los de Castejón Balfarta, La Almolda y Villanueva de Sigena; en él se encuentran 2 ermitas dedicadas á Sta. Quiteña y Sta. Cruz. El TERRENO participa de monte y llano, con algún bosque de pinos y mata baja, le fertiliza el mencionado r., cuyo cauce es tan poco profundo, que sus desbordaciones perjudican la huerta; sobre el hay un puente de piedra muy deteriorado. Los CAMINOS conducen á Fraga, Barbastro y otros pueblos, y se hallan en mal estado, PROD. granos con abundancia, aceite y vino con escasez; cría ganado lanar, caza de perdices, conejos y liebres, y pesca de barbos y anguilas, COMERCIO exportación de granos á Cataluña. POBL. 73 vec., 451 alm. RIQUEZA IMP.: 97,919 rs. CONTR.- 13,009 rs.

Publicau en “ Os Monegros el 11 de octubre del 2011.

– Posts relacionaus:

El topónimo de Sena.

Dance de Sena

– Enlaces relacionaus:

Asociación cultural Senense

Grupo de música tradicional “Xixena” 

Zancarriana w

La Masadera, Lastanosa y Pallaruelo de Monegros


La Masadera, Lastanosa y Pallaruelo de Monegros*Foto: Iglesia de San Lorenzo,obtenida de romanicoaragones.com

Madoz

Diccionario Geográfico – Estadístico – Histórico 

1845-1850

La Masadera

l. que forma ayunt. con el Tormillo en la prov. de Huesca (10 horas), part. jud. de Sariñena (3), aud . terr. de Zaragoza y c. g. de Aragón, diócesis de Lérida (14), está SIT. en una llanura, libre á la influencia de todos los vientos, con CLIMA muy saludable. Se compone de 10 CASAS y una iglesia parr. (San Lorenzo), servida por un cura párroco que nombra el diocesano; hay 2 balsas fuera del pueblo, donde se recogen las aguas en tiempo de lluvias, y sirven para el consumo de la población y abrevadero de los ganados. El término confina por el N  con el Tormillo; E. Castelflorite; S. Sariñena, y O. Lastanosa. El TERRENO es parte llano y parte montuoso, pero montes de poca consideración, y sus tierras son fuertes y bastante fértiles en años lluviosos, CAMINOS rurales y de herradura, PROD.  trigo, cebada, vino y aceite; cría algún ganado lanar y cabrío, y poca caza. POBL.  4 vec, 25 almas. CONTR.  1,275 rs. 14 mrs.

Lastanosa

l. con ayunt. en la prov. y dióc. de Huesca, part. jud.l de Sariñena, aud. terr. y c. g. de Aragón (Zaragoza) está SIT. en un llano, á dist. de 1/2 hora del r. Alcanadre, donde disfruta de CLIMA sano. Forman la población 45 CASAS, inclusa la municipal, y una iglesia parr. (el Salvador), servida por un cura párroco, denominado rector, hallándose fuera del pueblo el cementerio bien ventilado, y dos ermitas en dos alturitas enfrente de él, denominadas de Sta. Ana y San Sebastian. El TERM. confina por el N. Peralta de Alcofea; E. El Tormillo; S. Lamasadera, y O. Capdesaso, mediando el r. Alcanadre; este pasa por su término con dirección de N. á S. El TERRENO es de mediana calidad, y sus CAMINOS vecinales, PROD. toda clase de granos, vino, algo de aceite; cría ganado lanar y vacuno, POBL. 9 vec, 56 almas. CONTR. 2,869 rs. y 23 mrs.

Pallaruelo de Monegros

l. con ayunt. en la prov. y dióc. de Huesca (12 horas), part. jud. de Sariñena (2). Aud. terr. y c. g. de Zaragoza (13) SIT. en la vertiente de una pequeña colina, con buena ventilación y CLIMA sano; las enfermedades comunes son constipados. Tiene 70 CASAS, la consistorial y cárcel, reunidas en un mismo local; una iglesia parr. (el Salvador), cuyo curato es de cuarta clase de patronato del pueblo. El término confina N. Sariñena; E. Juvierre; S. y O. Castejón de Monegros. El TERRENO es de secano, de mediana calidad; la parte montuosa está poblada de mata baja y pocos pinos. Hay varios CAMINOS locales de herradura y uno de ruedas, PROD.  trigo, ordio, avena; cría ganado lanar, y caza de conejos, perdices, lobos y zorras, POBL. 49 véc., 117  alm. RIQUEZA IMP. 25,157 rs. CONTR.: 3,386.

Publicau en “ Os Monegros el 10 de octubre del 2011.

– Enlaces relacionaus:

Zancarriana w

Sariñena


Sariñena

*Foto: Laguna de Sariñena. 

Madoz

Diccionario Geográfico – Estadístico – Histórico 

1845-1850

Sariñen Part. Jud.

Part. jud.l dé entrada en la prov. de Huesca, aud. terr. y c. g. de Aragón (Zaragoza); compuesto de 44 población con varios caseríos y pardinas, que forman 31 ayuntamiento, cuyas distancias de las principales entre sí y de ellas á las cap.; así como los datos de población, riq., contr., etc. se manifiestan en los estados que incluimos en este articulo.

Situación y Clima: ocupa la parte ES. de la provincia, cuyos vientos le combaten con más frecuencia: su clima es frió en el invierno y caluroso en el verano, y no muy saludable, padeciéndose calenturas intermitentes, á causa del método agricultor de los hab. y a la influencia perniciosa de las emanaciones de la extensa laguna que circuye ó domina la cap. del part.

Término: confina N. el partido judicial de Huesca; E. el de Barbastro; S. el de Fraga (Cataluña), y O. el de Zaragoza. Su extensión de N. á S. será de unas 7 leg.; la de E. á O. de 4 1/2.

Territorio: es llano, sin otra montuosidad que la sierra  de Alcubierre que sirve de lindero por la parte N., y las dos sierras de Piraces y Lagunarrota que nacen y terminan en las llanuras que constituyen el part. La calidad del terreno: en la parte de la huerta es bastante fértil; pero pedregoso! y árido en la del monte. Los r. que le recorren son, el Alcanadre y el Iuela, este pierde su corriente en tiempo de verano y no sirve para el riego: aquel fertiliza la huerta en una extensión de 3 horas de N. á S. y 1/2 de E. á O.; lo demás del: terreno es de secano; algunas fuentecillas que en tiempo de lluvias se encuentran, desaparecen en el verano, tienen de algunos pueblos que ir á buscar el agua á largas distancias.

Caminos: dirigen á la cap. de provincia y á las limítrofes, siendo todos carreteros, lo mismo que los que sirven para la comunicación de los pueblos entre si.

Producciones, lo son con especialidad, trigo y otros  granos, vino, aceite, legumbres, frutas, patatas y pastos; se cría mucho ganado lanar, algún cabrío y vacuno, hay caza de liebres, conejos y perdices, en particular, y alguna aunque insignificante pesca de anguilas y barbos. Ind. у comercio: una y otro escasea; pues como país agrícola, está reducida aquella casi á los oficios de primera necesidad. Se exportan granos para Cataluña, de donde se importan vinos, aguardientes, azúcar, aceite y otros artículos primarios.

Ferias y Mercados: en la cap. de part, se celebran dos de aquellas, una el 1.º de Carnaval y otra el domingo de Ramos, que sin duda son las mas concurridas de la provincia por las muchas caballerías que en ellas se presentan, cuyo número en años, puede calcularse en mas de 18,000 cab. Mercados no los hay en ningún pueblo del part.

Estadística criminal. Los acusados en este-partido-judicial del año de l843 fueron 85, de los que resultaron absueltos de la instancia 3, libremente 3, penados presentes 74, contumaces 5, reincidentes en el mismo delito 2, en otro diferente 1 con el intervalo de 3 á 121/2 años; de los procesados uno contaba de 10 á 20 años, 48 de 20 á 40 y 32 de 40 en adelante; 84 eran hombres y 1 mujer; solteros 12 y 73 casados; sabían leer y escribir 6, no sabían 66; 1 ejercía ciencias ó artes liberales y 81 artes mecánicas; de 4 acusados se ignoraba la edad, de 13 la instrucción y de 3 el ejercicio.

En el mismo periodo se cometieron 15 delitos de homicidio y heridas con 2 armas de fuego de uso lícito, 1 arma blanca permitida, 4 prohibidas, 8 instrumentos contundentes y 4 instrumento o medio no expresado.

Estadística sariñena

*Imagen: Datos estadísticos part. jud. de sariñena.

Sariñena

v. con ayunt., cabecera del part. jud. de su nombre, en la prov. dióc. y adm. de rent, de Huesca (6 leg.), audiencia terr. y c. g. de Zaragoza: sin. en el vértice de un cerro bastante elevado sobre terreno llano, entre los r. Alcanadre é Isuela, disfruta de buena ventilación; su Clima es bastante sano, si bien se padecen algunas tercianas á causa de la humedad de la huerta. Tiene sobre 300 Casas, algunas de dos pisos, y la mayor parte de uno solo, formando varias calles poco cómodas y 4 plazas bastante bien empedradas. Hay un hospital de caridad, sin más rentas que unos censos incobrables; 3 escuelas, una de gramática , otra de primeras letras para niños, y la otra de niñas, donde se enseñan las labores propias del sexo: el maestro de la primera, está dotado con 2,000 rs.; el de la segunda con 4,000, y con 1,200 la maestra; a la de gramática asisten 7 alumnos, 400 á la de primeras letras, y unas 30 discípulas á la de niñas. Para igl. parr. se ha habilitada la del extinguido conv. de San Francisco bajo el título de San Salvador; es independiente, perteneciendo el curato á la clase de vicariato, y lo presenta la colegiata en el racionero más moderno, quе es á quien le corresponde por derecho. Su comunidad eclesiástica secular es de la clase colegial, componiéndose de 15 individuos, á saber: 11 racioneros presbíteros, otro presbítero beneficiado y 2 de menores. Hay además un conv. de monjas de la clase de priorato; un cementerio cutre N. y E. de la población en; paraje ventilado; 3 fuentes que manan en. los tres diferentes ángulos de la v., que proporcionan á los moradores las suficientes aguas para su consumo doméstico; para abrevar los ganados sirve la de los r. Alcanadre é Isuela, y hay 1 laguna de 1 leg., de circunferencia, cuyas aguas perjudican; algo á la salubridad, pública, la que por sit. es difícil de desaguar. Térm.; confina N. Capdesaso y Lalueza;. E. Lastánosa y Castelflorite;. S. Albalatillo y Pallaruelo, y O. Lanaja; en él hay esparcidas diferentes casas de labor, encontrándose а 1 hога del pueblo últimamente mencionado, el conv. de la Cartuja. Está colocado en un llano de 4 hora s cuadradas, en el centro de un cerco de tapia de 10 pies de altura y de 65,000 varas cuadradas. El conv. forma un cuadro perfecto de 120 varas por cada frente. Se fundó el año 1732; su arquitectura es de un gusto particular, si bien la pintura no tiene otro mérito que el de haber sido trabajada por un lego. En el casco de la iglesia pueden oír misa соn comodidad, mas de 2,400 personas. Tiene sacristía, 10 capillas en los claustros y otras localidades. Dentro del edificio hay 28 celdas, cada una con su jardín y con cuantos comodidades pueden apetecerse para la vida. La celda prioral es digna de visitarse. Hay graneros, caballerizas, bodegas, pozo y una fuente que riega un cercado de una cahizada de tierra. Las pinturas en lienzo y otros efectos, fueron llevados á Huesca, otros á Sariñena, y un Sto. Cristo de muchor mérito al pueblo de Lanaja. Entre este çonv. y Sariñena, qué dista 3 horas, pasa el r. Isuela.

Territorio: es en su mayor parle llano, aunque hay un monte llamado Moncalvo, que está en la cord, de la sierra de Alcubierre, Lanaja y Castejón de Monegros: se еncúentra con respecto al pueblo entre S. y O. La tierra de monte es buena para pastos y granos, favoreciendo ó auxiliando las lluvias. Hay sobre 4,000 cahizadas de huerta bastante productiva, de diferentes calidades. No hay sotos ni arboledas, pero sí un vivero destinado para plantación. de arbolados públicos.

Ríos y arroyos: Se haya la pobl., como queda dicho, entre los r. Alcanadre é Isuela, á la dist. De ¼ de leg. del primero y 3 del segundo, cuyo curso queda interrumpido en el estío: ambos r. confluyen entre sí a 1 leg. de la v. En el Alcanadre hay un puente de madera de 4 arcos y 24 palmos de elevación: las aguas de este r. sirven para el riego de esta v. tomándose al cuarto de leg. sobre los puentes llamados del rey: tres son las acequias madres, cuyo riego termina á ¾ de leg. de la pobl. , impulsando además las máquinas de un batan, un molino harinero y otro de aceite.

Caminos: dirigen á la cap. de prov. y puntos limítrofes, y son carreteros. La correspondencia se recibe los miércoles y domingos a las 9 de la mañana, de Zaragoza, y sale para la misma los jueves y lunes, á las 12 del día.

Producciones: son trigo, vino, aceite, algunas legumbres, frutos y pastos. La más abundante es la de trigo, de que se cogerán por  un quinquenio sobre 3,500 cahices, sobrando por consiguiente para el consumo y exportándose para Cataluña. Los artículos que faltan son vino y aceite, que se importan de Lérida, y el vino de tierra de Barbastro. Habrá 2,500 cabezas de ganado lanar de cría y alguno de vacuno. El monte abunda en caza  de perdices y liebres. También se hace cosecha de seda, aunque en pequeño. ind y comercio: como pueblo esencialmente agrícola, esta reducida aquella a los oficios de primera necesidad, y este a la exportación de sobrante, é importación de lo que falta. Se celebran dos feria anuales, una el 1.º de carnaval y otra el domingo de Ramos, se vende en ellas principalmente, toda clase de caballerías mayores y menores: el valor calculado de los objetos que se presentan en las operaciones de compra y venta, ascenderá á cerca de 4,000.000 de rs. pobl.: 411 vec., 2,671 alm. Riqueza Imp.: 581,108 rs. Contr.: 74,450. El presupuesto municipal asciende á unos 34,000 rs. cubiertos del prod. de propios y arbitrios.

Esta v. es muy ant, como lo demuestran varios rastros de ello apuntados por Traggio: tal vez corresponda á esta pobl. la Succosa mencionada por Ptolomeo entre las c. Ilergetas. Fue pobl. fuerte, ceñida de buenos muros y torres. Ganó la á los moros el rey D. Alonso 1º de Aragón en 1132 y la mandó repoblar de cristianos. El mismo rey dirigiéndose a Monzón  en septiembre de 1134, confirmó en ella el testamento que había hecho en el cerco de  Bayona por octubre de 1134; y a los tres días /el 7 de dicho mes) murió cerca de la misma Sariñena, sorprendido por muy superiores fuerzas musulmanas; así se lee en varios historiadores, según otros, sobrevivió á aquella desgracia aunque desviado el trono, y este concepto no dejó de producir impostores que aspirasen á su nombre, gloria y derechos. Obtuvo Sariñena voto en las ant. cortes  de Aragón, y por armas ostenta su escudo una ballesta.

Publicau en “ Os Monegros el 7 de octubre del 2011.

Zancarriana w

Sangarrén


Sangarrén

 *Foto: Iglesia de Sangarrén. 

Madoz

Diccionario Geográfico – Estadístico – Histórico 

1845-1850

l. con ayunt. en la prov., part. jud. y dióc. de Huesca, aud. terr., c. g. de Zaragoza: Sit. en llano, á la marg. der. del r. Flúmen, con buena ventilación, y Clima insalubre, propenso á fiebres intermitentes, á lo cual contribuye la mala calidad de las aguas potables, y las pantanosas de estanques próximos. Tiene 80 Casas, escuela de instrucción primaria, una posada pública, muy concurrida por ser este pueblo tránsito de Cataluña á Navarra; una igl. parr. (San Francisco de Asís) cuyo curato es de segunda clase, de provisión real y ordinaria. El TÉrm. confina por N. Vicien; E. Buñales, mediando el r. Flúmen; S. Alberó Bajo, y O. Almudevar. El Terreno, llano generalmente, y de buena calidad, le fertiliza el mencionado r., á cuyas marg. crecen y forman pequeños bosques, los álamos blancos y negros, chopos, sauces, y otros arbustos, y abundan los pastos para toda clase de ganados: los сaminos son locales y provinciales: Prod.: trigo, cebada, avena, legumbres, vino, frutas y hortalizas: cría ganado mular, vacuno, lanar y yeguar, y alguna caza. Ind.: 1 buen molino harinero. Pobl.: 40 vec., 247 almas. Riqceza Imp.: 53,800 rs Contr. : 7,160.

Publicau en “ Os Monegros el 5 de octubre del 2011.

Zancarriana w

Robres


Robres

 *Foto: Robres. 

Madoz

Diccionario Geográfico – Estadístico – Histórico 

1845-1850

l. con ayunt. en la prov. y dióc. de Huesca (6 horas), part. jud. de Sariñena (6), aud. terr., с. g. de Zaragoza. Sit. en una hondonada, con buena ventilación, y Clima templado y sano; las enfermedades comunes son fiebres gástricas. Tiene 480 CASAS, la consistorial y cárcel, una escuela de instrucción primaria , dotada con 1,400 rs vn., concurrida por 40 alumnos; una iglesia parr. (Ntra. Sra. de la Asunción) cuyo curato es de 2ª clase, de provisión real y ordinaria; el cementerio se halla en paraje ventilado; los vec. se surten de aguas de pozos y balsas, para beber, y demás usos domésticos. El Térm. соnfinа N. Fraella y Senes; E. Granen; S. Alcubierre, y O. Leciñena, en él sé encuentra una ermita dedicada á San Miguel. El Terreno participa de llano y montuoso; hay varias alturas ó cabezos aislados; pero el monte principal llamado la Sierra forma cord, con los de Senes y Alcubierre; es tenaz y pedregoso, poro muy fértil en años abundantes de lluvias; hay un bosque arbolado de pinos, y deh. para pastos Hay varios Caminos locales de herradura, y uno que conduce á Zaragoza. Prod.: trigo, cebada, avena, vino y legumbres; cría ganado lanar, caza de perdices, conejos y liebres y pesca de tencas en las balsas. Pobl. : 120 vec. 745 alm. RIQUEZA IMP.: 161,360 rs. CONTR.: 21,184 rs.

Historia. La primera mención que aparece de este pueblo en la historia, pertenece al año 1118, con motivo de haber sido conquistado en aquel año por el rey D. Alonso el Batallador. No sabemos otro hecho digno de citarse hasta la guerra de la Independencia contra la agresión francesa de 1808. En Robres tuvo lugar la única sorpresa que sufrió en el discurso de toda su vida el insigne caudillo español D. Francisco Espoz y Mina, nuestro estimado y particular amigo y paisano. Hemos merecido de su respetable viuda, la Excma. Sra. Doña Juana María Vega, condesa de Mina, la relación de aquel memorable acontecimiento, copiado exactamente de lo que sobre este suceso dejó su mismo héroe, consignado en sus memorias cuya publicación espera con ansia el público y que tal vez no se haga esperar largo tiempo según lo denotan las siguientes palabras de la Sra. condesa. «Veremos si ahora me es fácil llevar á cabo este pensamiento que tanto me ocupa, y para cuya realización no he perdonado gasto ni fatiga; por considerarlo como un deber á la memoria de mi virtuoso marido, y un servicio a la nación, cuya felicidad fue el norte de toda su vida.» Reconociendo el gran mérito de la autenticidad de esta relación, no podemos menos de transmitirla á nuestros lectores y es como sigue.

«Preparado yo para marchar á Aragón con el fin de pedir razón de su conducta al Malcarado Tris, (‘) previnele que con su partida se reuniese al comandante de húsares D. Miguel Irribarren que se hallaba en aquel reino, y el 22 de abril de 1812 sin mas aviso me presenté en el pueblo de Robres, donde estaban. Malcarado receló de mi ida y así lo daba á entender en su semblante: creí tranquilizarlo por el pronto con demostraciones de aprecio, y para mas inspirarle confianza le encargué aquella noche que con su gente cubriese los puntos de la Atalaya avanzada del pueblo para impedir toda sorpresa del enemigo, sin perjuicio de que Irribarren por su parle no descuidase otras medidas de precaución. Propúsome además Tris con toda la astucia de una alma depravada, que creía conveniente para mejor seguridad, enviar á Huesca uno de sus confidentes à fin de que observara si la guarnición enemiga de aquel pueblo hacia algún movimiento, y en el caso de hacerlo diese pronto aviso. Convine en la propuesta y de buena fe con esta mayor confianza nos echamos á descansar.

Pero resultó que en lugar de la comisión de observar, llevó el confidente de Tris la de hacer mover las tropas que había en Huesca, y antes del amanecer del otro día, ya teníamos sobre Robres 800 infantes y 150 caballos de la división Panatier que de Navarra se había corrido á Aragón. Adelantaron se algunos caballos conducidos por el confidente enviado por Tris, y esta fue mí fortuna: rodean mi alojamiento, despierto me al ruido que sentía en la calle, me asomo á la ventana, y veo que los enemigos forcejean la puerta de la casa: llamo á mis asistentes, y corro á las armas. Mí maletero Luís Gastón á mis voces corre á la puerta, y medio la abre para observar lo que había : llego  yo á ellа al tiempo que uno de los húsares franceses hacia empeño de entrar con su caballo: detengo le yo dando al caballo con la tranca de la puerta, y recibiendo de ella varios golpes de sable, con los cuales he llegado á entender que el dueño de la casa la enseñaba después como una curiosidad: arremolinandose otros 5 caballos, que estaban próximos á la puerta, con los movimientos del primero y cejan algún tanto dando lugar con esto á que yo pudiera cerrar la puerta y se me preparase el caballo: montado ya en él, hago al patrón que abra enteramente la puerta y salgo con precipitación seguido de algunos ayudantes que alojaban en la misma casa, y de un tajo de sable hiero malamente en un brazo al húsar que estaba mas próximo á mi salida; pico el caballo á delante dando grandes voces á mis soldados, atúrdense estos; corren unos sin caballos hacia donde suena el grito; otros montados en pelo y muy á la ligera de ropas, otros sin armas y todos confusos y atolondrados. Y para que los mas puedan lograr su salida, entretengo á los enemigos corriendo de uno á otro lado, y sosteniendo sus ataques con un puñado de valientes que de pronto lograron unírseme. Poco después Irribarren, Gurrea y otras mas se me reúnen, y con ellos hago mas frente al grueso de la caballería enemiga y rechazo algunos grupos de ella, y cuando llegaba su infantería dejé el pueblo, y cada cual de los que me acompañaban tiró por donde pudo: los que se vieron imposibilitados de salir quedaron hechos prisioneros, y entre ellos, mi maletero Luis Gastón; logré rescatar a mi ayudante secretario el capitán D. Félix Boira que se vio muy apretado por un trozo de enemigos, pero tenia serenidad y brío, y acostumbrado á salvar peligros, aunque herido, con mi auxilio se desembaraza de estos y viose libre de sus garras.

Lleno de cólera aguardé no lejos del pueblo á que los franceses lo desocuparan, viendo que no aparentaban seguirme, y en efecto, antes del mediodía se volvieron á Huesca con el botín de todos nuestros despojos con 6O soldados unos prisioneros y otros tantos caballos cuyas monturas y lanzas quemaron en la plaza: finalmente, rescataron una porción de prisioneros que días antes había hecho Irribarren atacando un convoy. Todo este fracaso nos vino de la traición de Tris, el Malcarado, mezclado tal vez con otros cómplices. Por descontado, intercepté el parte del alcalde de Leciñena, firmado por él y por el cura del lugar, dando noticia de la sorpresa al comandante de armas francés de Zuera, y de que muchos de los dispersos se dirigían á pasar el r. Gallego por aquella parte, y te invitaban salirles al encuentro; y á mas de este documento el hecho fue confirmado por los mismos á un oficial disperso de la división, que se fingió francés extraviado dé la columna la noche anterior. Tris fue visto durante la refriega, pero se supo pronto que por la noche había desaparecido del pueblo, y lejos de seguirme en mi salida como pudo hacerlo no se me presentó hasta el día siguiente.

Apenas el enemigo había desocupado el pueblo, volví yo á él; me encontré un espía de los franceses venido de Zaragoza, y lo hice fusilar: averigüe el descuido ó la mala intención de no haber dado aviso de los movimientos de los franceses, teniendo tiempo y ocasión para hacerlo conforme les estaba mandado, de 3 alcaldes ó regidores de los pueblos por donde transitaron, y en donde hicieron alguna mansión, y sufrieron también aquella pena; igual suerte experimentaron el cura y alcalde de Leciñena, después de recibida información en regla acerca de sus sentimientos y procederes, de la cual resultaron probados los malos hechos que se les imputaban; por último, hice fusilar á Tris después de convencido de su delito de traición, y le acompaño un criado que tenia á quien antes de la guerra se le habían probado dos muertes: estos últimos sufrieron la condena en el pueblo de Alcubierre.»

Publicau en Os Monegros el 4 de octubre del 2011.

– Enlaces relacionaus:

Francisco Espoz y Mina

Húsares

Zancarriana w